• 1

Participación en la feria del libro

almacenPARTICIPACIÓN DE EDITORIAL PEREGRINO EN LA FERIA DEL LIBRO DE CIUDAD REAL

La idea de participar en la Feria del Libro de Ciudad Real surgió de forma providencial. El hermano Vicente, de Plasencia (Cáceres), nos dijo que su iglesia quería poner un puesto en la Feria del Libro de Plasencia, pero que el Ayuntamiento de dicha localidad les informó que solamente las editoriales podían hacerlo. Se puso en contacto con nosotros para preguntarnos si Editorial Peregrino podía colaborar en esto, y le dijimos que lo intentaríamos.

Enviamos un correo electrónico a la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Plasencia y al poco tiempo nos llamaron para concretar los detalles. Especialmente nos pidieron el nombre de la Editorial para poner un letrero en el puesto correspondiente. Finalmente, nos llamaron para concretar la entrega de las llaves del puesto a Vicente. Posteriormente, él nos informó que la experiencia había sido positiva, y que el único aspecto negativo de la experiencia había sido la actitud de los del puesto de al lado, una librería católica que les acusó de proselitismo por repartir folletos evangelisteros.

A raíz de la propuesta de la iglesia en Plasencia, Editorial Peregrino se puso en contacto con varias iglesias de la zona y representantes nuestros para compartir con ellos esta posibilidad. La experiencia, sin embargo, ha sido un tanto decepcionante, pues a unos les pareció precipitado, otros nos dijeron que investigarían el asunto pero no hemos tenido noticias de ellos, y en otro caso, más triste aún, la iglesia pidió los libros a otro proveedor en vez de a Peregrino.

La experiencia en Ciudad Real, sin embargo, ha sido bastante alentadora. En un principio, nos dijeron que no podíamos exponer nuestros libros por no pertenecer a la Asociación de Editores de Castilla-La Mancha, pero poco después (en el último minuto) nos llamaron diciendo que alguna editorial les había fallado y que podríamos ocupar su lugar: algo realmente providencial.

Visto lo visto, Luis y Pilar vinieron a nuestra oficina para llevarse una selección de libros, lo cuales entregaron en el puesto de libros de la Asociación de Editores de Castilla-La Mancha. Parece ser que no se permitía el personal de cada editorial atendiera el puesto, pues ya había una persona encargada de todas las editoriales, que vendería los libros y nos entregaría la recaudación. Según las noticias que hemos tenido, se ha vendido poco, pero se han repartido folletos evangelísticos y al menos nos hemos dado a conocer como editorial y algunos han podido adquirir alguno de nuestros materiales. Recuerdo que Pedro Pablo entró en contacto con el Evangelio cuando vio un ejemplar de El Heraldo en la Biblioteca Pública de Tomelloso. ¡Ojalá ocurra algo parecido esta vez!

Esperamos que el próximo año se pueda repetir esta experiencia, no solo en Ciudad Real sino también en otros pueblos de la zona. No olvidemos que hace no muchos años una experiencia así era casi impensable. Ahora que tenemos esta posibilidad, sería bueno que las distintas iglesias la aprovecharan al máximo. Editorial Peregrino está dispuesta a colaborar con todas las que así lo requieran.