• 1

Éxodo 16: 14ss

Exo 16Y cuando el rocío cesó de descender; he aquí sobre la faz del desierto una cosa menuda, redonda, menuda como una escarcha sobre la tierra.

¿Qué es esto? (v.15) (manna). Tuvo que ser sorprendente ver el cielo del desierto lleno de codornices (v.13), pero más aun ver la tierra cubierta de rocío que se convertía en pan, con sabor a hojuelas con miel (v.31), que desaparecía poco después, para volver a aparecer a la mañana siguiente, y así todos los años que anduvieron por el desierto. No podía conservarse para el día siguiente pues producía gusanos y olía mal (v.20), excepto el día antes del de reposo que podía recogerse el doble y cocinarse sin que se estropeara y a nadie le faltó.

Cuando pisaron la tierra prometida (Josué 5:12) el maná cesó, pero no el cuidado de Dios, pues no faltaría fruto de la tierra si el pueblo era fiel al pacto.

Padre, no permitas que deje de mirar al cielo, pues todo lo que tengo y disfruto es por tu cuidado, es tu maná. No me des ni riqueza ni pobreza (Prov.30:8-9), dame el pan de cada día (Mt. 6:11), aquello que necesito para seguir adelante. Pero sobre todo, obra en mi corazón de tal manera que vea y sienta que tú y solo tú eres el maná de mi alma aquí en la tierra.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s