• 1

Salmos 94:18

SALMOS 94 18Cuando yo decía: Mi pie resbala,  Tu misericordia, oh Yahveh, me sustentaba.

Las experiencias buenas y malas se han entremezclado siempre en mi vida. La herida con la medicina, lo amargo con lo dulce, la tristeza y la alegría.

Tú, Padre, no siempre has evitado mis caídas, o impedido el daño en mi persona. Son muchas las cosas que me hacen resbalar, entre ellas mi torpeza y mis descuidos, el no fijarme bien en donde piso o donde me llevan mis pasos.

Pero tú siempre has estado allí y aun cuando algunas veces me has mirado con desagrado por mis actos y me has hablado con reprensión, siempre, y digo con fuerza siempre, me has sustentado con misericordia. Nunca dejaste que me lastimara de manera irreparable o que cayera de tal forma que no pudiera levantarme. Siempre me volviste a colocar en el camino y evitaste que me perdiera. Nunca mis enemigos fueron más fuertes que tú. Ante tanta debilidad mía, cuanta gracia tuya (2 Cor.12:9).

Susténtame también hoy con tu misericordia.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s
Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Política de privacidad De acuerdo