• 1

Jeremías 12: 2

JEREMIAS 12 2Los plantaste, y echaron raíces; crecieron y dieron fruto; cercano estás tú en sus bocas, pero lejos de sus corazones.

Sobre los muchos pecados que se acumularon sobre tu pueblo en el pasado y aun hoy también, está este que denuncia tu siervo: no ser agradecidos, no responder a los muchos favores que tú trajiste sobre ellos a lo largo de su historia.

Puedo sentirlo sobre mí mismo. Cuando apenas era una semilla seca, tú me tomaste y plantaste, me diste vida. Pude echar raíces y crecer en mi fe y vida cristiana y luego dar fruto, o así espero, delante de ti y delante de los que están a mi lado.

Pero ellos se olvidaron de tu amor o lo ignoraron. Dejaron que su vida se llenará de rutina o de alimento insípido y vano. Disfrutaron de lo que rechazabas y buscaron satisfacción en lo que tú condenabas porque te ofendía. Se conformaron y engañaron llenando sus bocas de tu nombre, pero dejaron el corazón vacío y lejos de ti.

No soy mejor que ellos, Padre, y reconozco que si me descuido puedo andar en el mismo camino de ellos, yo también soy pecador olvidadizo y dejándome llevar por mi comodidad y los disfrutes de este mundo, me conformo con llenar mi boca de alabanzas mientras dejo que mi corazón se vacíe.

Señor no dejes que llene mi boca de palabras sobre ti, que no hayan nacido antes de mi corazón.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s
Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Política de privacidad De acuerdo