• 1

Razones para memorizar versículos

10 razones memorizar

1. Porque es un mandamiento. 

Deuteronomio 11:18, Colosenses 3:16, Josué 1:8

2. Porque Jesús lo hizo, y es nuestro modelo

Hay 1934 versículos atribuidos a Jesús en el NT, 179 veces de esos versículos son citas del AT. El 10% de lo que dijo Jesús son citas que se sabía de memoria.

(con estos dos puntos nos bastaría, pero hay más razones)

3. Para evangelizar y la apologética (defensa del evangelio).

Si le digo a alguien que Dios envió a Jesús al mundo a morir por sus pecados o que la paga del pecado es la muerte, pero no sabemos dónde lo dice…

Si hablamos con unos testigos de Jehová que no creen en la trinidad, o con católicos que creen en la adoración de imágenes… 1Pedro 3:15

4. Nos dan seguridad. 

Andando por la calle sola cantaba u oraba y me sentía segura. Matt tuvo una entrevista de trabajo y recordaba “no temas porque yo estoy contigo, siempre te ayudaré”. Cuando no podía dormir recordaba “a su amado dará Dios el sueño”. Isaías 26:3 Es que Dios nos lo dice, que él nos guarda, que podemos estar tranquilos y en paz, pero si no nos sabemos estos versículos, en momentos malos no sentiremos esa tranquilidad.

5. Enriquecen nuestras oraciones.

Podemos recordarle a Dios lo que el mismo ha dicho. “Señor, tú dices en Jeremías que todo el que clama a ti tú le responderás, bien, pues hoy te pido por…” o incluso el padre nuestro.

6. Podemos aconsejar a otros. 

Dios puede usarnos para hablar a otros, y puede darnos palabras de ánimo, de consuelo, consejos…pero para ello debemos conocer las escrituras. No es lo mismo animar con lo que yo digo que animar con lo que Dios dice. 

Si te ha dejado el novio y solo te sale decirle… “lo siento, pero no te preocupes, Dios es amor” o si un amigo te dice que no tiene buena relación con una persona y le dices “no mataras”

7. Nos ayuda a resistir la tentación y vencer las mentiras de diablo. 

Jesús cuando fue tentado, dijo “escrito está”. Mateo 4:1-11

Efesios 6:13-17 describe la armadura del creyente. Todos los elementos de la armadura son defensivos excepto uno. La única arma ofensiva, la única arma poderosa contra el pecado que tenemos es "la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios" (v. 17). Así como Jesús usó la Palabra de Dios para defenderse de los ataques de Satanás, de igual manera nosotros debemos ser capaces de utilizar la misma arma. 

Rara vez, si estas sufriendo una tentación, nos da tiempo o nos entran ganas de coger una biblia. Pero la memorización de la Biblia nos garantiza que tendremos las verdades y principios correctos en la mente y podremos recordarlas para responder al maligno, que busca destruirnos (1 Pedro 5:8). 

Por ejemplo, 1 corintios 10:13. Si estas sufriendo tentación, ganas de hacer algo mal, y llega este versículo a vuestra mente: que no somos tentados más de lo que podemos aguantar, que hay una salida para salir huyendo en ese mismo momento, hay más probabilidad de no caer en esa tentación… Versículos así y en momentos oportunos nos hacen recordar que Dios está de nuestro lado.

Satanás nos engañará, nos dirá que no valemos, que Dios no nos ama, que no nos va a perdonar… pero si recordamos los versículos en los que Dios nos promete amor eterno, da igual lo que el diablo nos haga pensar. 

El Salmo 119:11 nos dice que el salmista guardó en su corazón la Palabra de Dios para no pecar contra Él. Él no sólo escuchó y leyó la Palabra, sino que la puso en su mente y en su memoria para usarla. 

8. Nos ayudan a mantener nuestra mente ocupada y nuestros pensamientos puros.

No es lo mismo ir por la calle pensando: bailando, bailando, tu cuerpo y el mío llenando el vacío subiendo y bajando. Con esta melodía, tu color, tu fantasía, con tu filosofía mi cabeza está vacía y ya no puedo más. 

O a mi manera, despelucado, en una bici que me lleva a todos lados, un vallenato desesperado… que un versículo de la biblia o una canción que diga: la carga que llevaba me la quitó, mis culpas me perdonó, Jesús, mi salvador, en la cruz murió y con su sangre me rescató. 

Filipenses 4:8 dice que tenemos que pensar en las cosas que son verdaderas, rectas, justas, buenas... 

9. Nos servirá de guía en nuestras decisiones. Salmo 119:105.

Cuanto más conozcamos la palabra de Dios, mejor conoceremos su voluntad para nuestra vida. 

10. Nos permite tener un mayor y mejor conocimiento de la biblia.

Cuantos más versículos sepas, más fácil te será entender y leer la biblia. 

11. Evitará que nos engañen.

¿Cómo combatimos a personas que vienen a querer introducirnos falsas doctrinas mediante versículos bíblicos sacados de contexto? Muchos hoy en día creen una falsa doctrina, creen en que la salvación se pierde o que la mujer puede ser pastora. Si conocemos esos versículos de memoria y sabemos dónde están, no nos creeremos otras doctrinas no bíblicas. 

CONSEJOS

• Recuerda el versículo entero, no solo la primera parte y no solo lo que nos interesa. 

(Ejemplos: Eclesiastés 11:9, Juan 3:16, Filipenses 4:3)

• Memoriza con canciones

o Dios es amor, dios es amor, la biblia lo dice…

o Cuan hermosos son sobre los montes los pies…

o Y todo lo que hagáis…

o Buscad primero el reino de Dios… Mateo 6:33

• No busques excusas. Tal vez piensas que no tienes buena memoria, sin embargo, recuerdas números de teléfonos, fechas que te interesan, estrofas de canciones de cuando tenías 6 años y los jugadores de un equipo de futbol. 

• No te la aprendas por aprender; medita las palabras, ponlo en práctica y recibirás bendición. 

Si quieres estar espiritualmente fuerte, el mejor hábito que puedes desarrollar es memorizar las Escrituras. De hecho, la Biblia nos dice en Santiago 1:25 que este es uno de los cuatro hábitos que nos conduce a una vida bendecida, es una promesa. 

1. Lee tu Biblia. “Quien mira atentamente..."

2. Revisa la Biblia. "..persevera en ella.”

3. Recuerda la Biblia. "... no olvidando lo que ha oído..."

4. Responde a la Biblia. "... sino haciéndolo..."