• 1

Cristo, la luz del mundo

luz del mundoCuando Jesús declaraba "Yo soy la luz del mundo", no se refería a algo físico como el sol, sino a verdades espirituales. Veamos cinco de estas verdades (a ver cuántas más se te ocurren):

1) La luz guía en la oscuridad.

En los campamentos de niños a veces salimos de paseo nocturno, que es muy emocionante para los chicos, y cada uno lleva su linterna para alumbrar donde pisa. ¿Te han fallado una vez los faros del coche por la noche? A mí sí que me pasó una vez a 60 km de casa. Entonces me pegué como una lapa al siguiente coche que me adelantaba y seguía sus luces.

La luz entonces guía en la oscuridad. Vivimos en un mundo de tinieblas, de pecado, pero tenemos que andar, y andar "como es digno". ¿Cómo lo podemos hacer? Pues, guiado por Cristo, porque Él es la luz.

¿Y cómo nos guía Cristo? Recordamos las palabras del Salmo 119:105: "Lámpara es a mis pies tu palabra y lumbrera a mi camino". Tomando en cuenta como Jesús enseñaba a los dos en el camino a Emaús que todas las Escrituras hablan acerca de Él, nos damos cuenta que Cristo nos alumbra el camino por medio de su Palabra.

¿Te sientes perdido en este mundo? ¿Te cuesta ver el camino en que debes andar? Sigue a Jesús, deja que su luz y su Palabra iluminen tu vida.

2) La luz muestra lo oscuro que es la oscuridad. ¿Has notado que leyendo por la tarde en casa, casi terminas en la oscuridad? Alguien entra en la habitación y dice "¿Cómo puedes leer con tan poca luz?" y al encender la luz te das cuenta de lo oscuro que era todo.

Seamos creyentes o no, al oír hablar de Cristo, al co¬nocer sus enseñanzas, al acercarnos a aquel que es la Luz del mundo, empezamos a ver lo oscuro que es este mundo. Nos damos cuenta de las tinieblas que nos rodean y lo os¬curo que está todo. Vemos por fin lo malo que es el pecado, el pecado que no es simples travesuras sino rebe¬lión contra un Dios santo. La Biblia nos dice que Dios aborrece el pecado y que castigará al pecador.

Y cuando miramos hacia Jesús y le vemos colgado en aquella cruz por causa del pecado nos damos cuenta de la gravedad del pecado, de la oscuridad y las tinieblas.

Un cristiano no puede pecar con ligereza si de verdad ha visto a Cristo y Cristo está presente en su vida. Y al inconverso, Jesús le mostrará en primer lugar que es un pecador envuelto en tinieblas y oscuridad.

3) La Luz significa Vida

Una de las (pocas) cosas que re¬cuerdo de mis clases de biología es acerca del proceso de la fotosíntesis. En palabras llanas, las plantas necesitan luz para vivir. Algunas plantas necesitan más y otras menos, pero todas necesitan la luz. Si Jesús dice que es la luz del mundo quiere decir que da luz al mundo, cosa que nos recuerda que el mundo está muerto sin Él. Según Juan 8:12, si seguimos a Jesús tendremos "la luz de la vida". Y por supuesto, sin Cristo, seguimos muertos. ¿Has visto la luz? ¿Estás vivo o muerto?

Pero, también, referente a la vida, notamos que la luz mantiene la vida. Si le quitas la luz a una planta sana, se marchita. Si encierras una planta sana en un armario se muere. Y no hay cosa más triste para un jardinero que ver a una planta muerta.

Cristiano, naciste por la luz, entonces sigue viviendo por esta misma luz. Cristo te salvó, agárrate a Cristo para mantener esta vida.

4) La Luz ayuda al crecimiento correcto

Cuando vamos por una carretera secundaria, muchas veces nos acompañan a nuestro lado los postes de telefonía o de luz. Postes de madera, altos y rectos. ¿Pero sabes cómo consiguen que crezcan así de rectos antes de talarlos? Es que los pequeños retoños se plantan muy pegados al siguiente, y al crecer, van desarrollándose hacia arriba, hacia la luz. No se desvían ni a un lado ni a otro, porque allí no hay luz.

Hay una planta en Inglaterra que se usa mucho para pasteles y postres, "rubarbo". Crece en la tierra y muy cerca al suelo. Como lo que se emplea es el tallo (la hoja es venenosa) interesa que crezca alto. ¿Cómo se consigue? Con un cubo sin fondo puesto encima para que el "rubarbo" crezca hacia la luz.

Es que la luz ayuda a crecer y crecer recto. Y si Jesús dice: "Yo soy la luz del mundo", ya sabemos cómo crecer, y cómo crecer rectos. Es por mirarle a Él, dejar que su luz brille en nuestras vidas por medio de la Biblia, crecer hacia Él y buscar imitar al Hijo de Dios que dijo: "Sed santos como yo soy santo".

¿Te encuentras algo estancado, no avanzas? Vuelve a Cristo. Él te ayudará a crecer, y crecer 'recto' hacia Dios.

5) La luz nos guía para salir de la oscuridad

Dos jóvenes salieron de su pueblo para bañarse en el charco de un río un día de verano cerca de Ávila. Al nadar por debajo del agua descu-brieron un estrecho pasillo. Decididos a investigar cogieron aire y entraron en el pasillo hasta encontrarse en una cueva subterránea. En la cueva descansaron en unas rocas y cogieron aire. Pero al buscar la salida, por debajo del agua, no la encontraron. Seguían buscando cada vez más desesperados, y así pasaron las horas. En el pueblo llegó la noche y sus padres y amigos empezaron a preocuparse y salieron en su búsqueda, p¬ro sin éxito. Los chicos en la cueva empezaron a desesperarse; no podían encontrar la salida por mucho que la buscasen. Calculaban que ya era de noche afuera. Al amanecer el día después, el sol empezó a levantarse. Salió por detrás del horizonte y empezó a dar en las aguas del río. Dentro de la cueva, los chicos percibieron los rayos del sol que en estos momentos llegaron a pasar por el estrecho pasillo. Lanzándose al agua, se dirigieron hacía la luz que les señalaba el pasillo subacuático que les llevaría afuera y a la vida.

En esta historia verídica la oscuridad significaba la muerte y la luz llevó a la vida. Si estás todavía en las tinieblas de tu pecado, ¿seguirás la luz para tener vida? ¿reconocerás que tu vida es oscura por el pecado? ¿dejarás la oscuridad? ¿saldrás de la cueva de la muerte, para llegar a la seguridad? Deja que la luz del Cristo crucificado te alumbre para que veas el camino hacia Dios, para que veas la puerta estrecha que lleva a la vida eterna. Pon tu fe en Cristo. Pide a Dios que te perdone.

"Jesús dijo, "Yo soy la luz del mundo". ¿Sigues en tinieblas todavía? ¿O es que Cristo Jesús, la luz del mundo, es tu luz también?

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s