• 1

Imagen00440(Mateo 9:18-26; Marcos 5:21-43; Lucas 8:40-56)

Introducción

Vamos a ver dos acontecimientos en la vida de dos personas, una adulta y otra en una jovencita. No sabemos sus nombres pero sabemos mucho de ellas y sus circunstancias, que es lo que realmente nos interesa.

Este pasaje es una historia dentro de otra historia, un milagro dentro de un milagro. Estas dos historias nos muestran las consecuencias del pecado, que son terribles en el mundo y en el ser humano en general. Se manifiesta en la corrupción del corazón, en enfermedades, en mucho sufrimiento, en muerte, y finalmente en muerte eterna.

Ahora bien ¿hay algún remedio para todo esto? ¡Por supuesto que sí!, la Biblia nos lo dice. El remedio, el Rescatador, el Salvador, no es otro que Jesús el Hijo de Dios. Este es el propósito de los cuatro evangelios, Juan 20:31, mostrar que Cristo es el que destruye toda enfermedad y sufrimiento, la muerte, y el que nos da vida eterna.

Jairo

Antes de estos dos milagros, Jesús había estado en la tierra de los gadaneros, y allí hizo un milagro de sanar a un endemoniado (Marcos 5:1-20). Después de sanar a este hombre, la gente de allí en vez de recibirle le insisten que se marche de su tierra y Él nuevamente coge la barca y vuelve a Galilea. Allí ya le estaban esperando multitud de personas en la misma orilla.

En esa multitud aparece un hombre llamado Jairo, que era principal de la sinagoga. No era sacerdote, pero era responsable de los cultos de adoración, y de la sinagoga en sí, de que todo estuviera en orden y dispuesto para los cultos a Dios. Era un hombre respetado en su comunidad, y conocido por muchos. Era un hombre temeroso de Dios y dedicado a servirle. Al acercarse a Jesús se humilla delante de Él y se postra a sus pies. Tenía una petición muy urgente v.23 su hija estaba agonizando y sabía que Jesús podía salvarla, tenía fe en el poder de Jesús. Había oído de los milagros que ya había hecho por todos los sitios donde iba y por eso tenía la certeza de que si ponía sus manos sobre ella, sanaría.

Aquí vemos también la disponibilidad y la pronta respuesta de Jesús hacia esta súplica de Jairo y fue con él en dirección a su casa.

La mujer que tocó el manto de Jesús

Cuando va de camino a la casa de Jairo, hay una interrupción, un paréntesis en la historia. Aparece otro personaje, una mujer. ¿Qué sabemos de ella? v. 25-26:

- Tenía una enfermedad incurable, padecía hemorragias de sangre.

- Llevaba 12 años sufriendo esta enfermedad.

- Perdió todo su dinero en muchos médicos.

- Su situación era peor que al principio.

Como consecuencia de esta terrible enfermedad, esta mujer tenía una vida terrible, nunca pudo estar limpia según las leyes del Antiguo Testamento en Levítico 15:19-27. Esto en práctica significaba que nunca podía ir a la sinagoga o al templo, si tocaba a su marido (no sabemos si estaba casada), este era inmundo, si tocaba a sus hijos, amigos o extraños, estos eran inmundos. Era una excluida socialmente. ¿Qué tipo de vida era esta? Sería una mujer muy solitaria y muy triste.

Ella quería pasar desapercibida por su condición de inmunda, quizás había venido de una larga distancia porque aparentemente en la multitud nadie la reconoció.

Esta mujer estuvo buscando un remedio en todos los sitios, y con todo el mundo, pero no lo halló. Su situación es una buena ilustración de tanta gente que busca remedio para su alma en religiones, filosofías, obras, sacrificios, pero no encuentran nada. Necesitan ir a Cristo, volverse a Él. Él es el único que puede traer salvación a tu vida.

La mujer lo único que quiere es “tocar el manto de Jesús” v.27-28. Quería tocar en secreto, su condición era muy embarazosa y como era impura la condenarían por tocar a Jesús. No había ninguna magia en el manto de Jesús, sino que tenía fe en Él para sanarla, y Jesús honró la de de esta mujer. Porque ¿qué ocurrió?

La mujer es sanada y salva

Ella pensó si tan solo tacara el borde de su manto seré sana. Puedo gatear, inclinarme y tocarle. Y así fue, tocó su manto por detrás entre la multitud v.27 y fue sanada al instante v.29. Es muy interesante que fue sanada sin la participación consciente de Jesús, ¡Tal era el poder que tenía!

Jesús a su vez percibió que había salido poder de Él y preguntó ¿quién le había tocado el manto? v.30. Los discípulos le contestan que era imposible saberlo, todos le oprimían y todos le tocaban. Pero este toque era diferente, con fe, y Él lo sabía porque salió poder de sí mismo. Él miraba alrededor entre la multitud para descubrir a la persona de fe.

La mujer nos dice el evangelista v.33 se postró ante Él y le dijo toda la verdad. Confesó toda su historia, su miseria y su fe en Él.

Jesús le contesta con palabras llenas de sensibilidad y compasión espiritual. Este es el único lugar en los evangelios donde Jesús llama a alguien “hija”. La fe de la mujer en Jesús fue el medio para obtener la ayuda de Jesús v.34. Jesús con estas palabras le asegura que su sanidad era completa y permanente. “Tu fe te ha salvado” es la misma palabra para salvación, no solo sanidad. Por lo tanto esta mujer no solo fue sanada de sus hemorragias sino de su pecado, fue salva.

Según la ley del Antiguo Testamento, si la mujer tocaba a Jesús le hacía inmundo, pero no fue así con Jesús, al revés, ella fue sanada y salvada. Lo mismo ocurre cuando venimos a Jesús con nuestro pecado y lo ponemos sobre Él, no le hace a Él pecador, sino que nos limpia. ¿Has sido salvada y limpiada por Él? Solo tienes que ir a Él con fe como hizo esta mujer.

Ahora ya podía disfrutar de una vida normal y social, ya que era una persona limpia.

La hija de Jairo es resucitada

Volvemos a Jairo y su desesperación por la situación tan grave de su hija. Segura que Jairo estaría mientras tanto muy impaciente, pero Jesús ¿no te das cuenta de que mi hija está agonizando? Por favor no te entretengas con nadie ni con nada. Dios nunca se entretiene, y aunque parece que lo hace para el que sufre.

Mientras ocurría todo esto con la mujer le dan la mala noticia a Jairo de que su hija ya ha muerto v.35. ¿Cómo se sentiría cuando le dieron la noticia? Quizás pensó “Ves Señor, si no te hubieras entretenido con esa mujer, mi hija viviría”. Los que le dieron la noticia creían que Jesús solo podía ayudar o curar a los vivos, por eso le dijeron a Jairo que no molestara más a Jesús.

Jesús le dijo a Jairo que no temiera, sino que creyera v.36. Jesús sabía que el temor y la fe no van juntos. “Cree solamente” ¿qué se supone que Jairo tenía que creer? Su hija había muerto, ya no había esperanza. Pero lo único que tenía que creer es la Palabra de Jesús, porque es lo único que trae esperanza.

Tenemos tendencia de agarrarnos a la esperanza mientras podemos ver una puerta abierta. Pero eso es una esperanza del mundo. Eso es andar por vista y no por fe. Jesús le dijo “No temas, cree solamente”. Cuando todo lo que tenemos es fe, cuando sabemos que no hay solución, ni por suerte, ni por circunstancia, es cuando andamos por fe y crecemos en ella. La fe crece durante esas ocasiones cuando Dios es el que interviene sabiendo que no hay ninguna salida.

Para nosotras hoy día es igual, tenemos que creer y confiar en la Palabra de Dios, es como si Dios mismo nos hablara aquí delante. Su Palabra sigue teniendo autoridad, la misma que en aquel entonces.

Jesús se dirigió a la casa de Jairo como era su propósito en un principio y no permitió que la multitud le siguiera, excepto tres de sus discípulos, Pedro, Jacobo y Juan.

Deja una multitud y al llegar a la casa se encontró con otra multitud v.37-38. Allí estaban las plañideras (Jeremías 9:17). Era costumbre pagar a personas que lloraran y tocaran la flauta como señal de pérdida y de tristeza. Había mucho alboroto en la casa. Jesús les dijo a toda esta gente que la niña no estaba muerta sino que dormía, de forma figurada (Juan 11:11-14). La gente se burló de Él. Jesús los excluyó a todos y los echó. Solo permitió a los que Él quiso que fueran testigos del milagro. A sus tres discípulos y a los padres de la niña.

Jesús tomó la mano de la niña y le dijo “Talita cumi” que quiere decir: niña, a ti te digo, levántate. Y la niña se levantó y andaba v.41-42. La gente al verla se espantó, literalmente “estaban fuera de sus mentes con gran asombro”. Jesús no quería publicidad, quería continuar con su ministerio con máxima libertad de movimiento.

Conclusión

Vemos que Jesús obra de manera diferente y a la vez igual con cada persona. Él puede tocar nuestras necesidades de la misma manera:

- La hija de Jairo tenía 12 años de alegría que se iban apagando. La mujer tuvo 12 años de agonía que parecían sin esperanza.

- Jairo fue un hombre importante, líder se la sinagoga. La mujer no era nadie para el mundo, ni siquiera sabemos su nombre.

- Jairo probablemente era un hombre rico, porque era un hombre importante. La mujer era pobre porque gastó todo lo que tenía en médicos.

- Jairo vino públicamente a Jesús, la mujer en secreto.

- Jairo pensó que Jesús tenía que hacer mucho para sanar a su hija. La mujer pensó que todo lo que necesitaba era tocar la túnica de Jesús.

- Jesús respondió a la mujer inmediatamente, y sin embargo respondió a la hija de Jairo después de un retraso.

- La hija de Jairo fue sanada en secreto, la mujer públicamente.

Jesús las rescató a las dos de la muerte. Este doble milagro enseñó a los discípulos que Jesús tenía y tiene poder y control sobre toda enfermedad y muerte. Ahora bien, ¿lo tiene sobre tu vida?

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s


 Últimos artículos


Lucas 8: 39

Vuélvete a tu casa, y cuenta cuán grandes cosas ha hecho Dios contigo. Y él se fue, publicando por toda la ciudad cuán grandes cosas había hecho Jesús con él. Señor, yo soy como ese endemoniado...

Lucas 8: 11

Esta es, pues, la parábola: La semilla es la palabra de Dios. Me agrada la idea en esta mañana de poder ser yo, como cualquier otro creyente, un sembrador. Tengo la mejor semilla, no son las judías mágicas del cuento o...

Lucas 7:35

Mas la sabiduría es justificada por todos sus hijos. Hay un refrán que dice “Los hechos hablan por sí solos”. No es parte de tu palabra, pero sí quizá el sentido común y este sentido es fruto de ...

Lucas 6:37

No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados. Quiero llevar hoy conmigo esta actitud y por tanto necesito, Señor, que tú me ayudes en ello. ...

Lucas 6:27

Pero a vosotros los que oís, os digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen. ¡Qué mandatos más difíciles nos dejaste, Señor Jesús! Este en particular de amar y hacer el bien a mi...

Lucas 5:8

Viendo esto Simón Pedro, cayó de rodillas ante Jesús, diciendo: Apártate de mí, Señor, porque soy hombre pecador. No me sorprende la reacción de Pedro al ver como por la palabra de Jesús sus re...

Lucas 4:12

Respondiendo Jesús, le dijo: dicho está: No tentarás al Señor tu Dios. Esos cuarenta días de la tentación de tu Hijo (4:1-13) debieron de ser terribles, y no debieron de ser los únicos que experiment&...

Lucas 3:8

Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento, y no comencéis a decir dentro de vosotros mismos: Tenemos a Abraham por padre; porque os digo que Dios puede levantar hijos a Abraham aun de estas piedras. Que esperanzadoras son esas últi...

Lucas 2:52

Y Jesús crecía en sabiduría y en estatura, y en gracia para con Dios y los hombres. Me es fácil y me gusta hacerme preguntas profundas y teológicas, aunque en ocasiones no sepa responderlas o no llegue a afirmacio...

Lucas 1: 37–3

Porque nada hay imposible para Dios. Entonces María dijo: He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra. Y el ángel se fue de su presencia. Es fácil decir que creo estas palabras, q...

Cantares 2:5

Sustentadme con pasas, confortadme con manzanas; Porque estoy enferma de amor. Se puede enfermar de amor (5:8) y aun así ser fuerte como la misma muerte (8:6), fuerte como un fuego que no pueda ser apagado ni aun por muchas aguas (8:6-7)...

Eclesiastés 11: 9

Alégrate, joven, en tu juventud, y tome placer tu corazón en los días de tu adolescencia; y anda en los caminos de tu corazón y en la vista de tus ojos; pero sabe, que sobre todas estas cosas te juzgará Dios. &iexc...

Eclesiastés 9: 9

Goza de la vida con la mujer que amas, todos los días de la vida de tu vanidad que te son dados debajo del sol, todos los días de tu vanidad; porque esta es tu parte en la vida, y en tu trabajo con que te afanas debajo del sol. Quiero ...

Eclesiastés 7: 20

Ciertamente no hay hombre justo en la tierra, que haga el bien y nunca peque. ¡Qué triste y cruda realidad me recuerdas hoy! Miro a mi alrededor y me miro a mí mismo y tengo que reconocer que es cierto, no hay nadie justo; y e...

Eclesiastés 5: 1

Cuando fueres a la casa de Dios, guarda tu pie, y acércate más para oír que para ofrecer el sacrificio de los necios; porque no saben que hacen mal. ¡Cuán reveladoras son estas palabras tuyas de mi propio coraz&oac...

Eclesiastés 3: 1

Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora. Tiempo, tiempo. Todo parece que es cuestión de tiempo. Me has dado eternidad en el corazón (v.11) y eso, que tiene sus beneficios, me engaña al hacerm...

Eclesiastés 1: 14

Miré todas las obras que se hacen debajo del sol; y he aquí, todo ello es vanidad y aflicción de espíritu. En verdad este libro desde su inicio (v.2) es muy negativo. Tu siervo me describe la vida como algo fatigoso (v.8)...

Proverbios 31: 30

Engañosa es la gracia, y vana la hermosura; La mujer que teme a Jehová, ésa será alabada. Tres cosas sobre la mujer dice aquí tu palabra, en las que quiero meditar. Creo que debo aplicarlas también en ...

Proverbios 30: 12

Hay generación limpia en su propia opinión, Si bien no se ha limpiado de su inmundicia. Aunque son varios miles de años desde que diste estas palabras a tu siervo Agur (v.1), sobre su generación, son totalmente actu...

Proverbios 29: 18

Sin profecía el pueblo se desenfrena; Mas el que guarda la ley es bienaventurado. Aquí estás relacionando profecía y ley. Que tu pueblo, yo hoy, necesita oír tu voz y guardar tu ley, que necesito saber lo que...

Proverbios 28: 9

El que aparta su oído para no oír la ley, Su oración también es abominable. Oír la ley y la oración van juntos, no puedo, ni intentar separarlas. Entiendo la primera como la de oír tu palabra o c...

Conferencia Cipriano Valera - Amre

Este año, como ya es habitual desde hace mucho tiempo, se abre el plazo de inscripción para la conferencia de Cipriano Valera en Piedralaves, Ávila, que tendrá lugar durante los días 2-4 de julio de 2018. El tema p...

Proverbios 27: 17

Hierro con hierro se aguza; Y así el hombre aguza el rostro de su amigo. ¡Cuán importante es tener amigos! Tu palabra me lo recuerda muchas veces (17:9,17; 27:10), pero no para ser entretenido o adulado, sino para ser ayudad...

Proverbios 26: 20

Sin leña se apaga el fuego, Y donde no hay chismoso, cesa la contienda. Padre, no quiero pasar por alto este proverbio con el que me reglas en esta mañana, aun cuando sea una obviedad. Claro que el fuego se apaga si no tiene le&nt...

Proverbios 25: 21-22

Si el que te aborrece tuviere hambre, dale de comer pan, Y si tuviere sed, dale de beber agua; Porque ascuas amontonarás sobre su cabeza, Y Jehová te lo pagará. Hacer bien a todos, incluso al que me aborrece. Dif&...

La iglesia en lugares difíciles (XI…

El próximo día 2 de junio de 2018 tendrá lugar la XII Conferencia de Editorial Peregrino, la cual contará con el expositor-conferenciante y pastor Mez McConnell, autor, junto con Mike McKinley, del libro &la...

Proverbios 24: 16

Porque siete veces cae el justo y vuelve a levantarse;  Mas los impíos caerán en el mal. Tu palabra ya lo da por hecho, caer caeré. Mi naturaleza caída y débil, las  circunstancias que me rodean...

42 Aniversario de nuestra iglesia

Durante los próximos dias 9 y 10 de junio de 2018 celebraremos 42 años de la fundación de nuestra iglesia en Ciudad Real. Ese año (1976) fue un año de gozo y bendición en el Señor para un grupo pe...

Proverbios 23: 23

Compra la verdad, y no la vendas; La sabiduría, la enseñanza y la inteligencia. Cuando hablas aquí en tu palabra de comprar la verdad, la sabiduría, la enseñanza y la inteligencia ¿te estás refir...

Proverbios 22: 2

El rico y el pobre se encuentran;  A ambos los hizo Jehová. En esta mañana me despiertas con un principio muy básico pero a la vez fácil de olvidar o ignorar. Sé que eres soberano, Señor, de todo...

Proverbios 21: 11

Cuando el escarnecedor es castigado, el simple se hace sabio;  Y cuando se le amonesta al sabio, aprende ciencia. No termino de saber a quién aplicar estas palabras tuyas, pero aun así, sé que por ellas me estás...

Proverbios 20: 6

Muchos hombres proclaman cada uno su propia bondad, Pero hombre de verdad, ¿quién lo hallará? Según entiendo estas palabras tuyas, el hombre de verdad, no aparente, sin engaño, a tus ojos, es el hombre bondado...

Proverbios 19: 3

La insensatez del hombre tuerce su camino,  Y luego contra Jehová se irrita su corazón. Con qué facilidad tendemos a echarte a ti la cumpla de todo lo que nos pasa, incluso nosotros tus hijos, y eso que sabemos de tu t...

Proverbios 18: 14

El ánimo del hombre soportará su enfermedad;Mas ¿quién soportará al ánimo angustiado? Debo y quiero tomarme estas palabras como una medicina, un remedio eficaz para el tiempo de necesidad, pues eres tú...

Proverbios 17: 15

El que justifica al impío, y el que condena al justo, Ambos son igualmente abominación a Jehová. Me sorprenden estas palabras, Señor, pues tú pareces actuar contrario a ellas. Dices que tú aborreces a...

Campamento de verano 2018

¡Ya está abierto el plazo para la inscripción de los Campamentos de verano 2018! Una nueva experiencia para que disfrutes en plena naturaleza, mientras convives con los muchos amigos y amigas de tu entorno e incluso de diferentes ...

Proverbios 16: 6

Con misericordia y verdad se corrige el pecado, Y con el temor de Jehová los hombres se apartan del mal. ¡Cómo me identifico con estas palabras tuyas! Fue así como trataste conmigo en un principio y es así como...

Proverbios 15:13

El corazón alegre hermosea el rostro; mas por el dolor del corazón el espíritu se abate. Señor, espero que no te ofenda en esta mañana al pensar que me hacen gracia estas palabras tuyas. Es un método ...

Proverbios 14:29

El que tarda en airarse es grande de entendimiento; mas el que es impaciente de espíritu enaltece la necedad. En esta mañana me dejas para meditar el asunto de la ira, que es muy común a lo largo de toda tu palabra, para bi...

Proverbios 13:17

El mal mensajero acarrea desgracia;  mas el mensajero fiel acarrea salud. Esta mañana me veo como mensajero tuyo, Señor, todo creyente lo es por ser testigo de lo que has dicho y lo que has hecho (Mr.5:19-20) (Luc.24:46-47). ...

Proverbios 12:10

El justo cuida de la vida de su bestia;  mas el corazón de los impíos es cruel. Justo hace unos días leí un libro sobre el uso y maltrato animal y su lectura aún está en mi memoria, y la preocupaci...

Proverbios 11:24

Hay quienes reparten, y les es añadido más; y hay quienes retienen más de lo que es justo, pero vienen a pobreza. ¡Mejor repartir que retener! Qué fácil es aprender este principio que me das hoy, pero qu...

Proverbios 10:26

Como el vinagre a los dientes, y como el humo a los ojos, así es el perezoso a los que lo envían. Son muchas las veces que nos adviertes en tu libro sobre la pereza (6:6; 15:4; 19:24…). Hasta doce veces he contado. Debe se...

Proverbios 9:8-9

No reprendas al escarnecedor, para que no te aborrezca; corrige al sabio, y te amará. Da al sabio, y será más sabio; enseña al justo, y aumentará su saber. ¡Cuántas veces he experimentad...

Proverbios 8:36

Mas el que peca contra mí, defrauda su alma; todos los que me aborrecen aman la muerte. En realidad, Padre, todo pecado es contra ti, sea en mis obras, palabras, pensamientos y deseos; y por tanto, según lo que me dices aquí...

Proverbios 7:2-3

Guarda mis mandamientos y vivirás,  y mi ley como las niñas de tus ojos. Lígalos a tus dedos;  escríbelos en la tabla de tu corazón. Al meditar en estas líneas de tu palabra, Se&ntil...

Proverbios 6:32

Mas el que comete adulterio es falto de entendimiento; corrompe su alma el que tal hace. Señor debes de encontrar el adulterio como algo muy terrible a tus ojos, solo por ver las veces que nos adviertes, o quizá también por...

Proverbios 5:18-19

Sea bendito tu manantial, y alégrate con la mujer de tu juventud, como cierva amada y graciosa gacela. Sus caricias te satisfagan en todo tiempo, y en su amor recréate siempre. Quiero darte gracias, Dios mío...