• 1

Imagen00440(Mateo 9:18-26; Marcos 5:21-43; Lucas 8:40-56)

Introducción

Vamos a ver dos acontecimientos en la vida de dos personas, una adulta y otra en una jovencita. No sabemos sus nombres pero sabemos mucho de ellas y sus circunstancias, que es lo que realmente nos interesa.

Este pasaje es una historia dentro de otra historia, un milagro dentro de un milagro. Estas dos historias nos muestran las consecuencias del pecado, que son terribles en el mundo y en el ser humano en general. Se manifiesta en la corrupción del corazón, en enfermedades, en mucho sufrimiento, en muerte, y finalmente en muerte eterna.

Ahora bien ¿hay algún remedio para todo esto? ¡Por supuesto que sí!, la Biblia nos lo dice. El remedio, el Rescatador, el Salvador, no es otro que Jesús el Hijo de Dios. Este es el propósito de los cuatro evangelios, Juan 20:31, mostrar que Cristo es el que destruye toda enfermedad y sufrimiento, la muerte, y el que nos da vida eterna.

Jairo

Antes de estos dos milagros, Jesús había estado en la tierra de los gadaneros, y allí hizo un milagro de sanar a un endemoniado (Marcos 5:1-20). Después de sanar a este hombre, la gente de allí en vez de recibirle le insisten que se marche de su tierra y Él nuevamente coge la barca y vuelve a Galilea. Allí ya le estaban esperando multitud de personas en la misma orilla.

En esa multitud aparece un hombre llamado Jairo, que era principal de la sinagoga. No era sacerdote, pero era responsable de los cultos de adoración, y de la sinagoga en sí, de que todo estuviera en orden y dispuesto para los cultos a Dios. Era un hombre respetado en su comunidad, y conocido por muchos. Era un hombre temeroso de Dios y dedicado a servirle. Al acercarse a Jesús se humilla delante de Él y se postra a sus pies. Tenía una petición muy urgente v.23 su hija estaba agonizando y sabía que Jesús podía salvarla, tenía fe en el poder de Jesús. Había oído de los milagros que ya había hecho por todos los sitios donde iba y por eso tenía la certeza de que si ponía sus manos sobre ella, sanaría.

Aquí vemos también la disponibilidad y la pronta respuesta de Jesús hacia esta súplica de Jairo y fue con él en dirección a su casa.

La mujer que tocó el manto de Jesús

Cuando va de camino a la casa de Jairo, hay una interrupción, un paréntesis en la historia. Aparece otro personaje, una mujer. ¿Qué sabemos de ella? v. 25-26:

- Tenía una enfermedad incurable, padecía hemorragias de sangre.

- Llevaba 12 años sufriendo esta enfermedad.

- Perdió todo su dinero en muchos médicos.

- Su situación era peor que al principio.

Como consecuencia de esta terrible enfermedad, esta mujer tenía una vida terrible, nunca pudo estar limpia según las leyes del Antiguo Testamento en Levítico 15:19-27. Esto en práctica significaba que nunca podía ir a la sinagoga o al templo, si tocaba a su marido (no sabemos si estaba casada), este era inmundo, si tocaba a sus hijos, amigos o extraños, estos eran inmundos. Era una excluida socialmente. ¿Qué tipo de vida era esta? Sería una mujer muy solitaria y muy triste.

Ella quería pasar desapercibida por su condición de inmunda, quizás había venido de una larga distancia porque aparentemente en la multitud nadie la reconoció.

Esta mujer estuvo buscando un remedio en todos los sitios, y con todo el mundo, pero no lo halló. Su situación es una buena ilustración de tanta gente que busca remedio para su alma en religiones, filosofías, obras, sacrificios, pero no encuentran nada. Necesitan ir a Cristo, volverse a Él. Él es el único que puede traer salvación a tu vida.

La mujer lo único que quiere es “tocar el manto de Jesús” v.27-28. Quería tocar en secreto, su condición era muy embarazosa y como era impura la condenarían por tocar a Jesús. No había ninguna magia en el manto de Jesús, sino que tenía fe en Él para sanarla, y Jesús honró la de de esta mujer. Porque ¿qué ocurrió?

La mujer es sanada y salva

Ella pensó si tan solo tacara el borde de su manto seré sana. Puedo gatear, inclinarme y tocarle. Y así fue, tocó su manto por detrás entre la multitud v.27 y fue sanada al instante v.29. Es muy interesante que fue sanada sin la participación consciente de Jesús, ¡Tal era el poder que tenía!

Jesús a su vez percibió que había salido poder de Él y preguntó ¿quién le había tocado el manto? v.30. Los discípulos le contestan que era imposible saberlo, todos le oprimían y todos le tocaban. Pero este toque era diferente, con fe, y Él lo sabía porque salió poder de sí mismo. Él miraba alrededor entre la multitud para descubrir a la persona de fe.

La mujer nos dice el evangelista v.33 se postró ante Él y le dijo toda la verdad. Confesó toda su historia, su miseria y su fe en Él.

Jesús le contesta con palabras llenas de sensibilidad y compasión espiritual. Este es el único lugar en los evangelios donde Jesús llama a alguien “hija”. La fe de la mujer en Jesús fue el medio para obtener la ayuda de Jesús v.34. Jesús con estas palabras le asegura que su sanidad era completa y permanente. “Tu fe te ha salvado” es la misma palabra para salvación, no solo sanidad. Por lo tanto esta mujer no solo fue sanada de sus hemorragias sino de su pecado, fue salva.

Según la ley del Antiguo Testamento, si la mujer tocaba a Jesús le hacía inmundo, pero no fue así con Jesús, al revés, ella fue sanada y salvada. Lo mismo ocurre cuando venimos a Jesús con nuestro pecado y lo ponemos sobre Él, no le hace a Él pecador, sino que nos limpia. ¿Has sido salvada y limpiada por Él? Solo tienes que ir a Él con fe como hizo esta mujer.

Ahora ya podía disfrutar de una vida normal y social, ya que era una persona limpia.

La hija de Jairo es resucitada

Volvemos a Jairo y su desesperación por la situación tan grave de su hija. Segura que Jairo estaría mientras tanto muy impaciente, pero Jesús ¿no te das cuenta de que mi hija está agonizando? Por favor no te entretengas con nadie ni con nada. Dios nunca se entretiene, y aunque parece que lo hace para el que sufre.

Mientras ocurría todo esto con la mujer le dan la mala noticia a Jairo de que su hija ya ha muerto v.35. ¿Cómo se sentiría cuando le dieron la noticia? Quizás pensó “Ves Señor, si no te hubieras entretenido con esa mujer, mi hija viviría”. Los que le dieron la noticia creían que Jesús solo podía ayudar o curar a los vivos, por eso le dijeron a Jairo que no molestara más a Jesús.

Jesús le dijo a Jairo que no temiera, sino que creyera v.36. Jesús sabía que el temor y la fe no van juntos. “Cree solamente” ¿qué se supone que Jairo tenía que creer? Su hija había muerto, ya no había esperanza. Pero lo único que tenía que creer es la Palabra de Jesús, porque es lo único que trae esperanza.

Tenemos tendencia de agarrarnos a la esperanza mientras podemos ver una puerta abierta. Pero eso es una esperanza del mundo. Eso es andar por vista y no por fe. Jesús le dijo “No temas, cree solamente”. Cuando todo lo que tenemos es fe, cuando sabemos que no hay solución, ni por suerte, ni por circunstancia, es cuando andamos por fe y crecemos en ella. La fe crece durante esas ocasiones cuando Dios es el que interviene sabiendo que no hay ninguna salida.

Para nosotras hoy día es igual, tenemos que creer y confiar en la Palabra de Dios, es como si Dios mismo nos hablara aquí delante. Su Palabra sigue teniendo autoridad, la misma que en aquel entonces.

Jesús se dirigió a la casa de Jairo como era su propósito en un principio y no permitió que la multitud le siguiera, excepto tres de sus discípulos, Pedro, Jacobo y Juan.

Deja una multitud y al llegar a la casa se encontró con otra multitud v.37-38. Allí estaban las plañideras (Jeremías 9:17). Era costumbre pagar a personas que lloraran y tocaran la flauta como señal de pérdida y de tristeza. Había mucho alboroto en la casa. Jesús les dijo a toda esta gente que la niña no estaba muerta sino que dormía, de forma figurada (Juan 11:11-14). La gente se burló de Él. Jesús los excluyó a todos y los echó. Solo permitió a los que Él quiso que fueran testigos del milagro. A sus tres discípulos y a los padres de la niña.

Jesús tomó la mano de la niña y le dijo “Talita cumi” que quiere decir: niña, a ti te digo, levántate. Y la niña se levantó y andaba v.41-42. La gente al verla se espantó, literalmente “estaban fuera de sus mentes con gran asombro”. Jesús no quería publicidad, quería continuar con su ministerio con máxima libertad de movimiento.

Conclusión

Vemos que Jesús obra de manera diferente y a la vez igual con cada persona. Él puede tocar nuestras necesidades de la misma manera:

- La hija de Jairo tenía 12 años de alegría que se iban apagando. La mujer tuvo 12 años de agonía que parecían sin esperanza.

- Jairo fue un hombre importante, líder se la sinagoga. La mujer no era nadie para el mundo, ni siquiera sabemos su nombre.

- Jairo probablemente era un hombre rico, porque era un hombre importante. La mujer era pobre porque gastó todo lo que tenía en médicos.

- Jairo vino públicamente a Jesús, la mujer en secreto.

- Jairo pensó que Jesús tenía que hacer mucho para sanar a su hija. La mujer pensó que todo lo que necesitaba era tocar la túnica de Jesús.

- Jesús respondió a la mujer inmediatamente, y sin embargo respondió a la hija de Jairo después de un retraso.

- La hija de Jairo fue sanada en secreto, la mujer públicamente.

Jesús las rescató a las dos de la muerte. Este doble milagro enseñó a los discípulos que Jesús tenía y tiene poder y control sobre toda enfermedad y muerte. Ahora bien, ¿lo tiene sobre tu vida?

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s


 Últimos artículos


2 Crónicas 5:14

Y no podían los sacerdotes estar allí para ministrar, por causa de la nube; porque la gloria de Jehová había llenado la casa de Dios. Salomón ha finalizado el templo, el arca y demás utensilios santos son tr...

1 Crónicas 21:13

Entonces David dijo a Gad: Estoy en grande angustia. Ruego que yo caiga en la mano de Jehová, porque sus misericordias son muchas en extremo; pero que no caiga en manos de hombres. Incluso en tus justos castigos, Señor, eres misericord...

1 Crónicas 16:7-36

Entonces, en aquel día, David comenzó a aclamar a Jehová por mano de Asaf y de sus hermanos: … … Y dijo todo el pueblo, Amén y alabó a Jehová. El momento requería un salmo como é...

1 Crónicas 4:10

E invocó Jabes al Dios de Israel, diciendo: ¡Oh, si me dieras bendición, y ensancharas mi territorio, y si tu mano estuviera conmigo, y me libraras de mal, para que no me dañe! Y le otorgó Dios lo que pidió. ...

2 Reyes 20:15

Y él le volvió a decir: ¿Qué vieron en tu casa? Y Ezequías respondió: Vieron todo lo que había en mi casa; nada quedó en mis tesoros que no les mostrase. De entre todos los reyes de Israel y J...

2 Reyes 12:2

Y Joás hizo lo recto ante los ojos de Jehová todo el tiempo que le dirigió el sacerdote Joiada. ¡Qué gran bendición fue para Joás tener cerca de él a gente como Josaba (11:2) y Joiada! Lo prote...

2 Reyes 2:9

Cuando habían pasado, Elías dijo a Eliseo: Pide lo que quieras que haga por ti, antes que yo sea quitado de ti. Y dijo Eliseo: Te ruego que una doble porción de tu espíritu sea sobre mí. ¿Es arrogancia de m...

1 Reyes 8:60

A fin de que todos los pueblos de la tierra sepan que Jehová es Dios, y que no hay otro. ¡Qué hermosa plegaria la de tu siervo Salomón! (v12-53) y las palabras dirigidas al pueblo (v54-61). Ante ti, Señor, de rodil...

1 Reyes 3:9

Da, pues, a tu siervo corazón entendido para juzgar a tu pueblo, y para discernir entre lo bueno y lo malo; porque ¿quién podrá gobernar este tu pueblo tan grande? Salomón te amó a ti, Señor (v3), aq...

1 Reyes 2:2

Yo sigo el camino de todos en la tierra; esfuérzate, y sé hombre. Tengo que leer una vez más todas las palabras que David dirige a su hijo Salomón (v2-9). Aparte de algunas instrucciones prácticas como rey (v5-9)...

2 Samuel 22:29

Tú eres mi lámpara, oh Jehová; mi Dios alumbrará mis tinieblas. Hermoso es todo el canto, salmo (Sal 18) o confesión de David. Podría hacer mía cada una de sus frases: Tú eres mi roca y mi fort...

2 Samuel 12:7

Entonces dijo Natán a David: Tú eres aquel hombre. Así ha dicho Jehová, Dios de Israel: Yo te ungí por rey sobre Israel, y te libré de la mano de Saúl. David ha pecado gravemente (adulterio, enga&ntil...

2 Samuel 7:22

Por tanto, tú te has engrandecido, Jehová Dios; por cuanto no hay como tú, ni hay Dios fuera de ti, conforme a todo lo que hemos oído con nuestros oídos. Me es difícil resumir y escoger en este diálog...

1 Samuel 15:23

Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación. Por cuanto tú desechaste la palabra de Jehová, él también te ha desechado para que no seas rey...

1 Samuel 14:6b

Quizá haga algo Jehová por nosotros, pues no es difícil para Jehová salvar con muchos o con pocos. Las palabras a Jonatán estaban llenas de confianza sabiendo bien que para ti es igual de fácil hacer tu volu...

1 Samuel 7:15

Y juzgó Samuel a Israel todo el tiempo que vivió. Cómo me gustaría que se dijera de mí, lo que se dice aquí de tu siervo Samuel, y no es que yo me quiera o pueda comparar a él, pero si al menos pudier...

1 Samuel 2:9

El guarda los pies de sus santos,Mas los impíos perecen en tinieblas;Porque nadie será fuerte por su propia fuerza. La oración o cántico de Ana es preciosa de principio a fin y podría tomar en esta mañana ca...

Rut 4:14

Y las mujeres decían a Nohemí: Loado sea Jehová, que hizo que no te faltase hoy pariente, cuyo nombre será celebrado en Israel. La historia de Rut, Nohemí y Booz. Siempre nos detenemos más en el paso de fe d...

Jueces 16:22

Y el cabello de su cabeza comenzó a crecer, después que fue rapado. Me resulta esperanzador este versículo. Sería innecesario que el autor dijera que el cabello crece después de cortarlo, si no fuera que detr&aacut...

Campamentos de Jóvenes 2018

¡Hola! ¿Qué tal? Como cada año, te presentamos una nueva oportunidad para disfrutar, compartir o emprender alguna actividad con los amigos. Ha llegado, ¡por fin!, el esperado campamento del mes de abril, que, como tod...

Jueces 6:14

Y mirándole Jehová, le dijo: Ve con esta tu fuerza, y salvarás a Israel de la mano de los madianitas. ¿No te envío yo? Gedeón debería estar desanimado con razón, Israel estaba dominado por Madi...

Jueces 2:10

Y toda aquella generación también fue reunida a sus padres. Y se levantó después de ellos otra generación que no conocía a Jehová, ni la obra que él había hecho por Israel. Con raz&oacut...

Josué 22:5

Solamente que con diligencia cuidéis de cumplir el mandamiento y la ley que Moisés siervo de Jehová os ordenó: que améis a Jehová vuestro Dios, y andéis en todos sus caminos; que guardéis sus ma...

Josué 5:12

Y el maná cesó el día siguiente, desde que comenzaron a comer el fruto de la tierra; y los hijos de Israel nunca más tuvieron maná, sino que comieron de los frutos de la tierra de Canaán aquel año. &l...

Josué 1:8

Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu cam...

Mateo 28:20

… enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén. Gracias, Señor, por terminar este evangelio con estas palab...

Mateo 27:14

Pero Jesús no le respondió ni una palabra; de tal manera que el gobernador se maravillaba mucho. ¿Por qué guardaste silencio tú Señor que podías decir tanto? Con tu palabra calmaste la tormenta, resuc...

Mateo 26:45

Entonces vino a sus discípulos y les dijo: Dormid ya, y descansad. He aquí ha llegado la hora, y el Hijo del Hombre es entregado en manos de pecadores. En estas líneas se muestra a Jesús diciéndoles a los disc&iacu...

Mateo 25:24-25

Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste; por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento e...

Mateo 24:42

Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor. Velar, estar a la expectativa y tener la convicción de que en cualquier momento puede aparecer tu Hijo. No quieres que mire calendarios o haga juegos d...

Mateo 23:23

¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley: la justica, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de ha...

Mateo 22:30,32

Porque en la resurrección ni se casarán ni se darán en casamiento, sino serán como los ángeles de Dios en el cielo.  Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob. Dios no es Dios de muertos, s...

Mateo 22:21

Le dijeron: De César. Y les dijo: Dad, pues, a César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios. Tengo que confesarte Señor, que me cuesta dar, darte a ti y dar al César, así como dar a los demás...

Mateo 21:21-22

Respondiendo Jesús, les dijo: De cierto os digo, que si tuviereis fe, y no dudareis, no sólo haréis esto de la higuera, sino que si a este monte dijereis: Quítate y échate en el mar, será hecho. Y todo lo que...

Mateo 20:15

¿No me es lícito hacer lo que quiero con lo mío? ¿O tienes tú envidia, porque yo soy bueno? Todo es tuyo Señor y te pido perdón por las veces que lo olvido. Reconozco que no entiendo mucho de lo que...

Mateo 19:24–26

Otra vez os digo, que es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios. Sus discípulos, oyendo esto, se asombraron en gran manera, diciendo: ¿Quién, pues, podrá se...

Mateo 19:10–12

Le dijeron sus discípulos: Si así es la condición del hombre con su mujer, no conviene casarse. Entonces él les dijo: No todos son capaces de recibir esto, sino aquellos a quienes es dado. Pues hay eunucos que nacieron as&...

Mateo 18:21–22

Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿Cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete. ...

Mateo 18:2–5

Y llamando Jesús a un niño, lo puso en medio de ellos, y dijo: De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos. Así que, cualquiera que se humille...

Mateo 17:20–21

Jesús les dijo: Por vuestra poca fe; porque de cierto os digo, que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible. Pero este g...

Mateo 16:26

Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma? Lo que me está diciendo tu palabra aquí es que mi alma vale m&aacut...

Cómo suscribirse al podcast y Youtu…

Podcast (Audios) En el podcast de la iglesia tienes a tu disposición los audios de las predicaciones, conferencias y otros eventos. Para poder oir los audios con comodidad, suscríbete al canal de forma totalmente gratuita, y podr&aacut...

Mateo 15:12-14

Entonces acercándose sus discípulos, le dijeron: ¿Sabes que los fariseos se ofendieron cuando oyeron esta palabra? Pero respondiendo él, dijo: Toda planta que no plantó mi Padre celestial, será desarraigada. ...

Mateo 14:23

Despedida la multitud, subió al monte a orar aparte; y cuando llegó la noche, estaba allí solo. No sé si Mateo al decirnos que Jesús “estaba allí solo” nos quiere indicar un deseo buscado y aprec...

Mateo 13:33

Otra parábola les dijo: El reino de los cielos es semejante a la levadura que tomó una mujer, y escondió en tres medidas de harina, hasta que todo fue leudado. Me gusta meditar en tus parábolas, Señor, porque entr...

Mateo 12:30

El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama Señor, nos dejas poca alternativa, o es uno o es lo contrario, no hay neutralidad. No hay lugar para estar sin ti, para el “no sabe no responde”. O ...

Mateo 11:28

Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Últimamente ha venido este versículo a mi mente, a mi corazón y a mis labios, aunque no sé si en este orden y en todas su...

Mateo 10:7-8

Y yendo, predicad, diciendo: El reino de los cielos se ha acercado. Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia. También yo podría tomar esta comisión a los 12 ...