• 1

Imagen00440(Mateo 9:18-26; Marcos 5:21-43; Lucas 8:40-56)

Introducción

Vamos a ver dos acontecimientos en la vida de dos personas, una adulta y otra en una jovencita. No sabemos sus nombres pero sabemos mucho de ellas y sus circunstancias, que es lo que realmente nos interesa.

Este pasaje es una historia dentro de otra historia, un milagro dentro de un milagro. Estas dos historias nos muestran las consecuencias del pecado, que son terribles en el mundo y en el ser humano en general. Se manifiesta en la corrupción del corazón, en enfermedades, en mucho sufrimiento, en muerte, y finalmente en muerte eterna.

Ahora bien ¿hay algún remedio para todo esto? ¡Por supuesto que sí!, la Biblia nos lo dice. El remedio, el Rescatador, el Salvador, no es otro que Jesús el Hijo de Dios. Este es el propósito de los cuatro evangelios, Juan 20:31, mostrar que Cristo es el que destruye toda enfermedad y sufrimiento, la muerte, y el que nos da vida eterna.

Jairo

Antes de estos dos milagros, Jesús había estado en la tierra de los gadaneros, y allí hizo un milagro de sanar a un endemoniado (Marcos 5:1-20). Después de sanar a este hombre, la gente de allí en vez de recibirle le insisten que se marche de su tierra y Él nuevamente coge la barca y vuelve a Galilea. Allí ya le estaban esperando multitud de personas en la misma orilla.

En esa multitud aparece un hombre llamado Jairo, que era principal de la sinagoga. No era sacerdote, pero era responsable de los cultos de adoración, y de la sinagoga en sí, de que todo estuviera en orden y dispuesto para los cultos a Dios. Era un hombre respetado en su comunidad, y conocido por muchos. Era un hombre temeroso de Dios y dedicado a servirle. Al acercarse a Jesús se humilla delante de Él y se postra a sus pies. Tenía una petición muy urgente v.23 su hija estaba agonizando y sabía que Jesús podía salvarla, tenía fe en el poder de Jesús. Había oído de los milagros que ya había hecho por todos los sitios donde iba y por eso tenía la certeza de que si ponía sus manos sobre ella, sanaría.

Aquí vemos también la disponibilidad y la pronta respuesta de Jesús hacia esta súplica de Jairo y fue con él en dirección a su casa.

La mujer que tocó el manto de Jesús

Cuando va de camino a la casa de Jairo, hay una interrupción, un paréntesis en la historia. Aparece otro personaje, una mujer. ¿Qué sabemos de ella? v. 25-26:

- Tenía una enfermedad incurable, padecía hemorragias de sangre.

- Llevaba 12 años sufriendo esta enfermedad.

- Perdió todo su dinero en muchos médicos.

- Su situación era peor que al principio.

Como consecuencia de esta terrible enfermedad, esta mujer tenía una vida terrible, nunca pudo estar limpia según las leyes del Antiguo Testamento en Levítico 15:19-27. Esto en práctica significaba que nunca podía ir a la sinagoga o al templo, si tocaba a su marido (no sabemos si estaba casada), este era inmundo, si tocaba a sus hijos, amigos o extraños, estos eran inmundos. Era una excluida socialmente. ¿Qué tipo de vida era esta? Sería una mujer muy solitaria y muy triste.

Ella quería pasar desapercibida por su condición de inmunda, quizás había venido de una larga distancia porque aparentemente en la multitud nadie la reconoció.

Esta mujer estuvo buscando un remedio en todos los sitios, y con todo el mundo, pero no lo halló. Su situación es una buena ilustración de tanta gente que busca remedio para su alma en religiones, filosofías, obras, sacrificios, pero no encuentran nada. Necesitan ir a Cristo, volverse a Él. Él es el único que puede traer salvación a tu vida.

La mujer lo único que quiere es “tocar el manto de Jesús” v.27-28. Quería tocar en secreto, su condición era muy embarazosa y como era impura la condenarían por tocar a Jesús. No había ninguna magia en el manto de Jesús, sino que tenía fe en Él para sanarla, y Jesús honró la de de esta mujer. Porque ¿qué ocurrió?

La mujer es sanada y salva

Ella pensó si tan solo tacara el borde de su manto seré sana. Puedo gatear, inclinarme y tocarle. Y así fue, tocó su manto por detrás entre la multitud v.27 y fue sanada al instante v.29. Es muy interesante que fue sanada sin la participación consciente de Jesús, ¡Tal era el poder que tenía!

Jesús a su vez percibió que había salido poder de Él y preguntó ¿quién le había tocado el manto? v.30. Los discípulos le contestan que era imposible saberlo, todos le oprimían y todos le tocaban. Pero este toque era diferente, con fe, y Él lo sabía porque salió poder de sí mismo. Él miraba alrededor entre la multitud para descubrir a la persona de fe.

La mujer nos dice el evangelista v.33 se postró ante Él y le dijo toda la verdad. Confesó toda su historia, su miseria y su fe en Él.

Jesús le contesta con palabras llenas de sensibilidad y compasión espiritual. Este es el único lugar en los evangelios donde Jesús llama a alguien “hija”. La fe de la mujer en Jesús fue el medio para obtener la ayuda de Jesús v.34. Jesús con estas palabras le asegura que su sanidad era completa y permanente. “Tu fe te ha salvado” es la misma palabra para salvación, no solo sanidad. Por lo tanto esta mujer no solo fue sanada de sus hemorragias sino de su pecado, fue salva.

Según la ley del Antiguo Testamento, si la mujer tocaba a Jesús le hacía inmundo, pero no fue así con Jesús, al revés, ella fue sanada y salvada. Lo mismo ocurre cuando venimos a Jesús con nuestro pecado y lo ponemos sobre Él, no le hace a Él pecador, sino que nos limpia. ¿Has sido salvada y limpiada por Él? Solo tienes que ir a Él con fe como hizo esta mujer.

Ahora ya podía disfrutar de una vida normal y social, ya que era una persona limpia.

La hija de Jairo es resucitada

Volvemos a Jairo y su desesperación por la situación tan grave de su hija. Segura que Jairo estaría mientras tanto muy impaciente, pero Jesús ¿no te das cuenta de que mi hija está agonizando? Por favor no te entretengas con nadie ni con nada. Dios nunca se entretiene, y aunque parece que lo hace para el que sufre.

Mientras ocurría todo esto con la mujer le dan la mala noticia a Jairo de que su hija ya ha muerto v.35. ¿Cómo se sentiría cuando le dieron la noticia? Quizás pensó “Ves Señor, si no te hubieras entretenido con esa mujer, mi hija viviría”. Los que le dieron la noticia creían que Jesús solo podía ayudar o curar a los vivos, por eso le dijeron a Jairo que no molestara más a Jesús.

Jesús le dijo a Jairo que no temiera, sino que creyera v.36. Jesús sabía que el temor y la fe no van juntos. “Cree solamente” ¿qué se supone que Jairo tenía que creer? Su hija había muerto, ya no había esperanza. Pero lo único que tenía que creer es la Palabra de Jesús, porque es lo único que trae esperanza.

Tenemos tendencia de agarrarnos a la esperanza mientras podemos ver una puerta abierta. Pero eso es una esperanza del mundo. Eso es andar por vista y no por fe. Jesús le dijo “No temas, cree solamente”. Cuando todo lo que tenemos es fe, cuando sabemos que no hay solución, ni por suerte, ni por circunstancia, es cuando andamos por fe y crecemos en ella. La fe crece durante esas ocasiones cuando Dios es el que interviene sabiendo que no hay ninguna salida.

Para nosotras hoy día es igual, tenemos que creer y confiar en la Palabra de Dios, es como si Dios mismo nos hablara aquí delante. Su Palabra sigue teniendo autoridad, la misma que en aquel entonces.

Jesús se dirigió a la casa de Jairo como era su propósito en un principio y no permitió que la multitud le siguiera, excepto tres de sus discípulos, Pedro, Jacobo y Juan.

Deja una multitud y al llegar a la casa se encontró con otra multitud v.37-38. Allí estaban las plañideras (Jeremías 9:17). Era costumbre pagar a personas que lloraran y tocaran la flauta como señal de pérdida y de tristeza. Había mucho alboroto en la casa. Jesús les dijo a toda esta gente que la niña no estaba muerta sino que dormía, de forma figurada (Juan 11:11-14). La gente se burló de Él. Jesús los excluyó a todos y los echó. Solo permitió a los que Él quiso que fueran testigos del milagro. A sus tres discípulos y a los padres de la niña.

Jesús tomó la mano de la niña y le dijo “Talita cumi” que quiere decir: niña, a ti te digo, levántate. Y la niña se levantó y andaba v.41-42. La gente al verla se espantó, literalmente “estaban fuera de sus mentes con gran asombro”. Jesús no quería publicidad, quería continuar con su ministerio con máxima libertad de movimiento.

Conclusión

Vemos que Jesús obra de manera diferente y a la vez igual con cada persona. Él puede tocar nuestras necesidades de la misma manera:

- La hija de Jairo tenía 12 años de alegría que se iban apagando. La mujer tuvo 12 años de agonía que parecían sin esperanza.

- Jairo fue un hombre importante, líder se la sinagoga. La mujer no era nadie para el mundo, ni siquiera sabemos su nombre.

- Jairo probablemente era un hombre rico, porque era un hombre importante. La mujer era pobre porque gastó todo lo que tenía en médicos.

- Jairo vino públicamente a Jesús, la mujer en secreto.

- Jairo pensó que Jesús tenía que hacer mucho para sanar a su hija. La mujer pensó que todo lo que necesitaba era tocar la túnica de Jesús.

- Jesús respondió a la mujer inmediatamente, y sin embargo respondió a la hija de Jairo después de un retraso.

- La hija de Jairo fue sanada en secreto, la mujer públicamente.

Jesús las rescató a las dos de la muerte. Este doble milagro enseñó a los discípulos que Jesús tenía y tiene poder y control sobre toda enfermedad y muerte. Ahora bien, ¿lo tiene sobre tu vida?

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s


 Últimos artículos


Salmos 78:34-35

Si los hacía morir, entonces buscaban a Dios;  Entonces se volvían solícitos en busca suya, Y se acordaban de que Dios era su refugio,  Y el Dios Altísimo su redentor. Se me presentan en este d&ia...

Salmos 76:7

Tú, temible eres tú; ¿Y quién podrá estar en pie delante de ti cuando se encienda tu ira? La gente tiene un pobre concepto de ti, Dios mío. Te imaginan débil, consentidor de todo o incluso indiferen...

Salmos 73:22-23

Tan torpe era yo, que no entendía; Era como una bestia delante de ti. Con todo, yo siempre estuve contigo; Me tomaste de la mano derecha. Me es difícil en esta mañana escoger unos versículos de todo el salm...

Salmos 69:5-6

Dios, tú conoces mi insensatez, Y mis pecados no te son ocultos. No sean avergonzados por causa mía los que en ti confían, oh Señor Yahveh de los ejércitos; No sean confundidos por mí los que t...

Sufrió y murió

¿Por qué sufrió y murió el Justo? Una de las objeciones más comunes a la fe cristiana es la de la existencia del mal en este mundo. Cuando contemplamos la terrible muerte de niños y mujeres, y el atroz sufri...

Salmos 63:3

Porque mejor es tu misericordia que la vida; Mis labios te alabarán. No puedo imaginar mi vida, con todo aquello hermoso que me rodea: mi esposa, familia y amigos. La vista no se cansa de ver tanta luz y colores, el paladar me hace disfr...

Salmos 62:1

En Dios solamente está acallada mi alma; De él viene mi salvación. Son cuatro veces en este salmo que se repite “solamente” (v.1,2,5,6) y creo, Señor, que quieres decirme algo en esta noche. No es sufi...

Salmos 53:1

Dice el necio en su corazón: No hay Dios. Se han corrompido, e hicieron abominable maldad; No hay quien haga bien. Cada vez se hace más patente esta realidad en esta generación. En un principio estaba sorprendido de que t...

Salmos 50:14-15

Sacrifica a Dios alabanza,  Y paga tus votos al Altísimo; E invócame en el día de la angustia; Te libraré y tú me honrarás. Tres cosas concretas me pides, Dios mío, en estas l&iacu...

Salmos 37:16-17

Mejor es lo poco del justo, Que las riquezas de muchos pecadores. Porque los brazos de los impíos serán quebrados; Mas el que sostiene a los justos es Jehová Quiero, Señor, que esto sea así en mi vid...

Salmos 36:7

¡Cuán preciosa, oh Dios, es tu misericordia! Por eso los hijos de los hombres se amparan bajo la sombra de tus alas. Sí, no hay joya más preciosa para mí en esta mañana que tu misericordia. Puede que en otro ...

Salmos 34:8

Gustad, y ved que es bueno Yahveh;  Dichoso el hombre que confía en él. Quiero que me ayudes, Señor, a aplicar estas palabras tuyas de mejor manera en los días venideros. Quiero hablar a la gente de lo bueno que...

Salmos 32:5

Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad. Dije: Confesaré mis transgresiones a Yahveh; Y tú perdonaste la maldad de mi pecado. No he llegado a valorar en toda su amplitud esta bendición que me das, que ...

Salmos 26:1-3

Júzgame, oh Jehová, porque yo en mi integridad he andado;  He confiado asimismo en Jehová sin titubear. Escudríñame, oh Jehová, y pruébame; Examina mis íntimos pensamientos y...

Salmos 22:22

Anunciaré tu nombre a mis hermanos; En medio de la congregación te alabaré. Según entiendo, Padre, este salmo de David es mesiánico, es decir inspirado por tu Espíritu para mostrarnos algo de Cristo y l...

Salmos 19:10

Deseables son más que el oro, y más que mucho oro afinado; Y dulces más que miel, y que la que destila del panal. Tu palabra me enriquece y me alimenta, más mucho más que lo que me pueda dar el mundo. Esto, ...

Salmos 17:15

En cuanto a mí, veré tu rostro en justicia; Estaré satisfecho cuando despierte a tu semejanza. El volver a leer estas palabras producen en mí una inmensa tranquilidad y vuelve otra vez mi atención a la esperan...

Salmos 9:20

Pon, oh Yahveh, temor en ellos;  Conozcan las naciones que no son sino hombres. Te quiero pedir esta mañana, Padre, lo mismo que te pidió David. Veo a mi alrededor cada vez menos temor hacia ti. Ya no solo el temor santo y ...

Salmos 8:3-4

Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, La luna y las estrellas que tú formaste, Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, Y el hijo del hombre, para que lo visites? También yo tengo ...

Salmos 4:8

En paz me acostaré, y asimismo dormiré; Porque solo tú, Yahveh, me haces vivir confiado Al igual que ayer en la mañana te daba gracias por tu sustento en la noche y te pedía que me ayudaras a usar esas renova...

Salmos 3:5

Yo me acosté y dormí, Y desperté, porque Jehová me sustentaba Bendito es el sueño reparador. Puedo levantarme en esta mañana y comenzar con fuerza mi jornada. Qué diferencia cuando mi cuerpo no p...

Salmos 1:2

Sino que en la ley de Yahveh está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche. Señor, comienzo los salmos en esta mañana con gran expectación. Como sabes de toda esta despensa de manjares que es tu palabr...

Job 40:4–5

He aquí que yo soy vil; ¿qué te responderé? Mi mano pongo sobre mi boca. Una vez hablé, mas no responderé; Aun dos veces, mas no volveré a hablar. ¿Qué podría decir...

Job 28:28

Y dijo al hombre: He aquí que el temor del Señor es la sabiduría, Y el apartarse del mal, la inteligencia. Padre, sé que estas palabras no son nuevas, y que puedo leerlas en otros lugares (Sal.111:10) (Prov.1:7;...

Job 19:26

Y después de deshecha esta mi piel, En mi carne he de ver a Dios; Tengo poco que añadir a estas palabras de Job, (v.25-27) pues yo también me he sentido así algunas veces y, aunque gracias a tu misericordia hasta ho...

Job 13:15

He aquí, aunque él me matare, en él esperaré; No obstante, defenderé delante de él mis caminos, Padre mío. Quiero que en esta mañana me ayudes a encontrar el equilibrio que tenía t...

Job 9:20

Si yo me justificare, me condenaría mi boca; Si me dijere perfecto, esto me haría inicuo. Tal es mi naturaleza y el estado de mi corazón, hasta donde yo me conozco, que incluso, como dijo Job, el intentar justificarme, me c...

Job 2:10

Y él le dijo: Como suele hablar cualquiera de las mujeres fatuas, has hablado. ¿Qué? ¿Recibiremos de Dios el bien, y el mal no lo recibiremos? En todo esto no pecó Job con sus labios. Padre, me resulta fácil...

Job 2:3

Y Jehová dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal, y que todavía retiene su integridad, aun cuando...

Job 1: 20–21

Entonces Job se levantó, y rasgó su manto, y rasuró su cabeza, y se postró en tierra y adoró y dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá. Yahveh dio, y Yahveh quit&oacut...

Marcos 16:15

Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. Quiero, tengo que hacer mío hoy este versículo, no me importa si se lo dijiste principalmente a los once en ese momento, si es la comisión dada a la igle...

Marcos 15:5

Mas Jesús ni aun con eso respondió; de modo que Pilato se maravillaba. Entiendo el asombro de Pilato ante el silencio de tu Hijo. Él mismo podría darse cuenta de la pantomima de aquellas acusaciones, testigos falsos (14:...

Marcos 14:36

Y decía: Abba, Padre, todas las cosas son posibles para ti; aparta de mí esta copa; mas no lo que yo quiero, sino lo que tú. “Abba Padre, todas las cosas son posibles para ti”. Esto es así porque lo dijo tu p...

Marcos 13:37

Y lo que a vosotros digo, a todos lo digo: Velad. La exhortación o mandato que nos haces, Señor, con tus propias palabras son claras y las repites muchas veces y en varios lugares “velad, velad y orad”. Vigilar las se&ntil...

Marcos 12:17

Respondiendo Jesús, les dijo: Dad a César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios. Y se maravillaron de él. Quiero pedirte, Señor, que a lo largo de este día y de los que puedan venir después...

Marcos 11:25

Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas. Siempre me ha costado la oración. Tú lo sabes bi...

Marcos 10:24

Los discípulos se asombraron de sus palabras; pero Jesús, respondiendo, volvió a decirles: Hijos, ¡cuán difícil les es entrar en el reino de Dios, a los que confían en las riquezas! Señor, &iqu...

Marcos 9:37

El que reciba en mi nombre a un niño como éste, me recibe a mí; y el que a mí me recibe, no me recibe a mí sino al que me envió. Debo entender, Señor, que lo que dices aquí en relación ...

Marcos 8:33

Pero él, volviéndose y mirando a los discípulos, reprendió a Pedro, diciendo: ¡Quítate de delante de mí, Satanás! porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres. Pedro...

Marcos 7:9

Les decía también: Bien invalidáis el mandamiento de Dios para guardar vuestra tradición. Quiero tomarme, en esta mañana, muy en serio y de manera muy práctica estas palabras. La posibilidad de anular tus m...

Marcos 6:52

Porque aún no habían entendido lo de los panes, por cuanto estaban endurecidos sus corazones. Señor, me alarman estas palabras que inspiraste a tu siervo Marcos. Aun siendo discípulos, sus corazones estaban endurecidos. ...

Marcos 5:30

Luego Jesús, conociendo en sí mismo el poder que había salido de él, volviéndose a la multitud, dijo: ¿quién ha tocado mis vestidos? Señor Jesús, la multitud te apretaba (v.31), todos b...

Marcos 4:40

Y les dijo: ¿por qué estáis así amedrentados? ¿Cómo no tenéis fe? Señor Jesús, te sorprendiste por la poca o débil fe de tus discípulos cuando se asustaron al estar en una...

Marcos 3:35

Porque todo aquel que hace la voluntad de Dios, ése es mi hermano, y mi hermana, y mi madre. No puedo pensar en esta mañana en mayor privilegio para mí que ser considerado por ti como parte de tu familia. No podría enu...

La hermosura de Jesús

Opinión personal de Pilar Herrera Carretero Como nos dice el subtítulo, el libro recorre algunas de las cualidades de la persona de Jesucristo, las mismas que deben reflejarse en cada creyente, pues como dice el autor casi al final de ...

Marcos 2:17

Al oír esto Jesús, les dijo: Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. No he venido a llamar a justos, sino a pecadores. Señor Jesús tú fuiste y aún eres mi médico, porque yo...

Marcos 1:24–25

… Sé quién eres, el Santo de Dios. Pero Jesús le reprendió, diciendo: ¡Cállate, y sal de él! En la misma sinagoga donde tu Hijo entró a enseñar (v.21), había un hombre con e...

Nehemías 8:10

Luego les dijo: Id, comed grosuras, y bebed vino dulce, y enviad porciones a los que no tienen nada preparado; porque día santo es a nuestro Señor; no os entristezcáis, porque el gozo de Jehová es vuestra fuerza. El sacer...