• 1

navidad 2INTRODUCCIÓN

Cada año, al acercarse la Navidad, algunos evangélicos alzan una voz de protesta en contra de la fiesta navideña. Su argumento es que la Navidad tiene raíces paganas, y que, por tanto, la Iglesia cristiana no debe participar en dicha celebración . El propósito de este estudio es analizar ese tema. Lo que pretendemos hacer es averiguar algunos datos históricos en cuanto a la Navidad, para luego hacer algunas recomendaciones acerca de la participación de los creyentes en las celebraciones navideñas. Esperamos que este estudio contribuya al debate en torno a la Navidad, y ayude a los creyentes a tomar una decisión adecuada acerca de la celebración anual del nacimiento de Cristo.

1. EL NOMBRE DE LA FIESTA

La palabra, ‘Navidad’, es una abreviación de ‘Natividad’. Ese término se deriva del vocablo latino ‘natalicio’, que significa ‘nacimiento’. Eso indica que la fiesta navideña tiene como propósito formal celebrar un nacimiento: el nacimiento de Cristo. Un nacimiento que literalmente divide la Historia de la Humanidad, y tiene implicancias teológicas de gran envergadura.

En algunos países, como Chile, la palabra ‘pascua’ se usa como sinónimo de ‘Navidad’ . Eso se debe a la práctica de la Iglesia primitiva de relacionar el nacimiento de Cristo con su muerte; un asunto que veremos en más detalle en un momento. Aunque el vínculo entre el nacimiento de Cristo y su muerte es interesante, debemos indicar que llamar la Navidad ‘Pascua’ es un tanto confuso, porque en la Biblia el término ‘pascua’ está relacionado exclusivamente con la muerte de Cristo.

2. LA FECHA DE LA NAVIDAD

El argumento principal que se usa para afirmar que la Iglesia no debe celebrar la Navidad es porque (se alega) es una fiesta que tiene raíces paganas. Los que promueven esa idea señalan que durante los primeros siglos de la era cristiana, la población del imperio romano celebraba anualmente una fiesta al dios Saturno: el dios de la agricultura. Esa festividad estaba relacionada con el solsticio de invierno en el hemisferio norte, cuando (según se creía) el Sol volvía a nacer, preparando el camino para la primavera y un nuevo año en el calendario agrícola. La fiesta saturnal se celebraba del 19 al 25 de diciembre, y era un tiempo marcado por diversiones, banquetes bulliciosos, y un desenfreno sexual.

Las personas que hoy en día desean eliminar la celebración de la Navidad afirman que los creyentes del siglo IV, en un afán de congraciarse con el ‘mundo’, o con el fin de ‘cristianizar’ esa fiesta pagana, decidieron establecer el 25 de diciembre como la fecha en la que celebrarían el nacimiento de Cristo. Lamentablemente, al establecer esa fecha (con todas las asociaciones paganas del caso), lo único que los cristianos de ese tiempo lograron hacer fue introducir una costumbre pagana en la Iglesia del Señor. Con el transcurso de los años, una fiesta que tuvo sus inicios en una costumbre pagana, se fue contaminando más y más, con diversos elementos paganos (Papa Noel, el árbol de Navidad, etc.). Todo eso, sumado ahora al materialismo del siglo XXI, ha creado una fiesta anual que no tiene nada que ver con el cristianismo, y que, por consiguiente, debe ser abolida del calendario de la Iglesia.

Ante esas afirmaciones, la pregunta que tenemos que hacer es: ¿Realmente fue así? ¿Tuvo la Navidad un origen pagano? A manera de respuesta, lo primero que debemos decir es que muchos años antes del siglo IV, varios líderes cristianos consideraron el asunto de la fecha del nacimiento de Cristo. Por ejemplo, Clemente de Alejandría, a finales del siglo II, declaró que algunos creyentes en Egipto celebraban el nacimiento de Cristo en abril. Hipólito consideró que Cristo murió el 25 de marzo; por tanto, afirmó que nació el 25 de diciembre (por razones que veremos posteriormente). En su comentario sobre el libro de Daniel, hay una nota que indica que Cristo nació el miércoles 25 de diciembre.

Algunos estudiosos han indagado profundamente este tema, y sus escritos muestran que los creyentes de los siglos II y III dedicaron mucho tiempo a meditar sobre la fecha del nacimiento de Cristo. Según ellos, la Iglesia tuvo cuatro razones principales para establecer el 25 de diciembre como la fecha del nacimiento de Cristo.

1. La fecha de la Creación del mundo. En el año 220 d. C., el autor cristiano Sexto Julio Africano, especuló que el mundo fue creado el 25 de marzo. Llegó a esa conclusión basándose en un estudio minucioso de la historia judía y cristiana. Según Sexto Julio Africano, esa fecha fue también el día que Cristo fue concebido en el vientre de María. Afirmó eso partiendo del principio de que la venida de Cristo marcó el inicio de una nueva creación. Habiendo establecido el 25 de marzo como la fecha de la concepción de Cristo, concluyó que Él nació nueve meses después, el 25 de diciembre.

2. La fecha de la muerte de Cristo. En el primer siglo, una idea popular entre los judíos fue que los profetas murieron en la misma fecha en que nacieron . Según William Tighe, algunos cristianos del primer siglo adoptaron esa idea y la aplicaron a Cristo. Se calculó que Cristo había muerto el 25 de marzo; por tanto, debió de haber nacido esa misma fecha. Una vez establecida la fecha del 25 de marzo, se cambió la idea, diciendo que esa fue la fecha de su concepción, no de su nacimiento. Hasta el día de hoy, las iglesias antiguas (la Iglesia católica, luterana, anglicana y ortodoxa) celebran ‘La Fiesta de la Anunciación’, el 25 de marzo, celebrando el momento que el ángel Gabriel anunció a María que ella estaba por concebir al Hijo de Dios.

NOTA: En la Iglesia ortodoxa, los cristianos antiguos usaban el calendario griego, según el cual la muerte de Cristo ocurrió el 6 de abril. Eso explica por qué ellos celebran el nacimiento de Cristo el 6 de enero, y no el 25 de diciembre.

3. La fecha de la manifestación del ángel a Zacarías. Juan Crisóstomo, en el siglo IV, usó otro argumento. Él observó que Zacarías pertenecía a la octava orden de sacerdotes. Según la forma en que los judíos calculaban las fechas de las órdenes sacerdotales, la octava orden estaría sirviendo en el templo del 2 al 9 de octubre del año 5 a. C. Seis meses después, María visitó a Elizabet, cuando recién había concebido a Cristo. La fecha sería marzo. Luego de una gestación de nueve meses, Cristo habría nacido en diciembre. Lo importante no es tanto saber si Crisóstomo estaba en lo cierto acerca de las fechas, sino en entender si él, como líder cristiano, estaba queriendo establecer la fecha de la Navidad sobre bases cristianas, y no paganas.

4. La fecha del equinoccio vernal. En el mundo antiguo, el calendario que usaban indicaba que la fecha del equinoccio vernal era el 25 de marzo. Esa era la fecha, en el hemisferio norte, en que los días comenzaban a alargarse, porque el Sol amanecía cada día más temprano. Dado que uno de los nombres o títulos de Cristo en el Antiguo Testamento es ‘Sol de Justicia’ (Malaquías 4:2), los cristianos primitivos consideraban que era apropiado que Cristo hubiera sido concebido en esa fecha. Ese fue otro argumento que se usó para afirmar que el Señor nació el 25 de diciembre.

Muy aparte de la validez de estos cuatro argumentos, lo que queda claro es que la fecha del 25 de diciembre no fue establecida por los cristianos de los primeros siglos por alguna fiesta pagana, sino por consideraciones netamente cristianas.

En realidad, si meditamos un momento en el asunto, no es nada probable que los creyentes de aquel tiempo hubieran escogido una fiesta pagana para celebrar el nacimiento de Cristo, dado que los creyentes de la Iglesia primitiva estaban luchando por evitar la influencia del paganismo sobre el cristianismo. Ellos estaban dispuestos aun a entregar su vida con tal de no contagiarse con ritos paganos. Por consiguiente, es poco probable que hayan aceptado una fecha para celebrar el nacimiento de Cristo, basada en una fiesta pagana.

Otro asunto es que, aunque la acusación que se hace comúnmente es que la fecha del 25 de diciembre fue establecida por el emperador Constantino, quien en el siglo IV optó por celebrar el nacimiento de Cristo el mismo día que se celebraba el culto al Dios Invicto, la realidad es otra. Fue el emperador Aureliano quien, en el año 274 d. C., estableció el 25 de diciembre como la fecha del nacimiento del dios Sol. Originalmente, los romanos celebraban la fiesta del dios Sol en agosto, no en diciembre . Al cambiar la fecha a diciembre, su propósito era promover el culto al Sol, con el fin de atacar la fe cristiana. Escogió el 25 de diciembre precisamente porque esa era la fecha en que los cristianos ya celebraban el nacimiento de su Dios, el Señor Jesucristo. Así que, no fue la Iglesia quien quiso usar una fecha pagana, sino un pagano quien quiso aprovecharse de una fecha cristiana. Eso tiene implicancias muy importantes para nuestra actitud hacia la celebración de Navidad en el siglo XXI, como veremos al final de este estudio.

navidad 13. EL DESARROLLO HISTÓRICO DE LA CELEBRACIÓN DE NAVIDAD

Aunque la Iglesia griega ortodoxa estableció el 6 de enero como la Fiesta de la Epifanía, algunas iglesias del este del imperio romano comenzaron a adoptar la práctica de celebrar el 25 de diciembre, adoptando esa fecha de la Iglesia occidental. En Constantinopla, se comenzó a celebrar el 25 de diciembre en el año 380 d. C.; en Antioquía, en el año 386 d. C.; en Alejandría, en el año 432; y en Jerusalén, un siglo después . Por otro lado, algunas iglesias del Oeste del imperio romano, comenzaron a adoptar la Fiesta de la Epifanía, el 6 de enero (adoptando la costumbre de las iglesias orientales), aunque seguían celebrando el nacimiento de Cristo el 25 de diciembre.

Cuando se dio la Reforma protestante, personas como Martín Lutero seguían celebrando la Navidad. Él compuso algunos villancicos alusivos a la fecha. Posteriormente, los puritanos prohibieron la celebración de Navidad, por unos cuantos años, no tanto por considerar que era una fiesta pagana, sino una fiesta católica. Ellos consideraban que las celebraciones navideñas eran, más que nada, una pérdida de dinero y tiempo. Sin embargo, para fines del siglo XVII, la Navidad fue legalizada nuevamente, y la Iglesia protestante comenzó a celebrar nuevamente el nacimiento de Cristo, aunque de una forma mucho más sencilla que antes. Durante el siglo, algunos líderes cristianos, como Charles Wesley, compusieron nuevos villancicos para la Iglesia, y de ese modo siguieron afirmando la importancia de la Navidad.

Fue durante el siglo XIX, cuando la Navidad comenzó a celebrarse en la forma en que la conocemos hoy en día. El árbol de Navidad (que tuvo sus orígenes en Alemania), se popularizó en Europa, y se extendió hasta los EE.UU. Los villancicos comenzaron a cantarse con mayor avidez, y nuevos cánticos navideños fueron añadidos al repertorio de la Iglesia.

La primera tarjeta navideña fue impresa en 1846, pero se comenzaron a enviar en forma masiva a partir de 1870, cuando el sistema postal se desarrolló en Europa y los EE.UU.

La imagen de Papá Noel (Santa Claus), andando en un trineo, y repartiendo regalos, se popularizó en los EE.UU. a fines del siglo XIX, aunque la tradición de S. Nicolás lo antecede considerablemente. Se deriva de un hombre histórico, llamado S. Nicolás. Al parecer, Nicolás fue un obispo de Myra, en Turquía, en el siglo IV. Era conocido como el protector de los niños. Según una tradición, él llevaba bolsas de oro que regalaba. De ahí nació la idea de una figura que reparte regalos, llevándolos en una bolsa.

Para el siglo XVI, ya habían varias iglesias en Holanda que llevaban el nombre de ‘S. Nicolás’. Durante ese siglo, coros infantiles de las iglesias dedicadas a S. Nicolás, celebraban la Navidad, relacionándola con la figura histórica de S. Nicolás, a quien llamaron Sinter Klaas (el nombre de S. Nicolás, en holandés). Posteriormente, en el mundo anglosajón, el nombre fue cambiado a Saint Claus o Santa Claus, cuya figura fue popularizada por el escritor William Irving, en su libro Knickerbocker History (Historia de Knickerbocker), publicado en 1809.

Sin embargo, aunque históricamente, la figura de Papá Noel está relacionada con S. Nicolás, la manera como se presenta hoy día se debe a otra tradición. En el siglo XV, en Inglaterra, surgió el cuento de un hombre bondadoso, con barba blanca, que hacía regalos para dar al niño Jesús en el día de su cumpleaños (el 25 de diciembre). Esa figura era llamada Father Christmas (literalmente, Padre Navidad). Cuando los franceses añadieron ese personaje a las celebraciones navideñas, lo llamaron Pere Noel (que significa Padre Navidad en francés). Cuando pasó a España, vino a ser llamado Papá Noel.

4. EL VALOR DE LA NAVIDAD

Ante el desarrollo histórico de la fiesta navideña, que acabamos de ver, y el impacto del materialismo y otros elementos que nada tienen que ver con el sentido original de la Navidad, ¿tiene sentido seguir celebrando el 25 de diciembre? ¿No debemos, más bien, anularla del calendario cristiano? Aunque la reacción negativa de algunos creyentes es natural, consideramos que lejos de dejar de celebrar la Navidad, tenemos un deber, como creyentes, de ‘redimir’ la Navidad; o, si se quiere, ‘reconvertir’ la Navidad, para que el mundo sepa el verdadero sentido de la Navidad.

Debemos aprender de nuestros antepasados en la fe: los creyentes del tercer siglo. No permitamos que ocurra hoy lo que el emperador pagano Aurelio intentó hacer, hace tanto tiempo, cuando nombró el 25 de diciembre la fiesta del dios Sol, queriendo así opacar la celebración cristiana de la encarnación del Hijo de Dios. La encarnación de Dios es, juntamente con la muerte de Cristo, un evento trascendental en la Historia humana. Es cierto que la Biblia no nos manda celebrar el nacimiento de Cristo; sin embargo, teológicamente hablando, sin la encarnación de la segunda Persona de la Trinidad, la muerte de Cristo carece de valor salvífico. Por tanto, al celebrar el nacimiento de Cristo, estamos a la vez celebrando su obra redentora. La Iglesia primitiva lo entendía así, y por eso relacionó el nacimiento de Cristo con su muerte.

Si la Iglesia cristiana deja de celebrar la Navidad, lo que pasará es que el mundo ‘pagano’ se apoderará aún más de la fecha, y se eliminará todo recuerdo del nacimiento de Cristo. Dios nos llama a ser ‘sal’ y ‘luz’; no a abandonar el mundo a su pecaminosidad. Por consiguiente, nos parece que sería una mejor estrategia reconocer que la Navidad es una fecha que podemos y debemos aprovechar para anunciar el mensaje cristiano. Obviamente, debemos distanciarnos de aquellos elementos que no tienen nada que ver con el nacimiento de Cristo. Cosas como el árbol de Navidad, la figura de Papá Noel, el materialismo, etc. Pero podemos aprovechar el mes de diciembre para hablar de Cristo.

En nuestros hogares podríamos preparar una escena del nacimiento de Cristo, con fines educativos o evangelísticos (con tal que no haya problemas con algún elemento cultural o supersticioso en nuestra región o familia que milite contra ello). Durante el mes de diciembre, deberíamos enseñar a nuestros hijos todos los eventos relacionados con el nacimiento del Señor, para inculcar en ellos un entendimiento del verdadero significado de la Navidad. En nuestras iglesias, debemos predicar sobre los textos relacionados con el nacimiento de Cristo, procurando no solo educar a los miembros de la iglesia, sino compartir el Evangelio con amigos que aún no conocen al Señor. En resumidas cuentas, debemos aprovechar esta fiesta anual para declarar el misterio de la Encarnación, y las glorias relacionadas con el nacimiento de Cristo. No debemos ceder territorio al enemigo de Dios, sino sacar provecho de la Navidad, para honrar y glorificar a Dios en un mundo que lo odia y desprecia. ¡Esa es nuestra tarea cristiana!

BIBLIOGRAFÍA

Ballesteros, Juan M., ‘La Historia de Navidad’,

http://www.navidadlatina.com/historia/

Héctor Velis-Meza, ‘Orígenes de palabras y tradiciones relacionadas con la Navidad’, en ‘Palabras con Historia: El Blog de Héctor Velis-Meza’

(http://blogs.cooperativa.cl/velismeza/2009/12/22/origenes-de-palabras-y-tradiciones-relacionadas-con-la-navidad/)

Kelemen, Lawrence, The Real Story of Christmas (‘La Verdadera Historia de la Navidad’), http://www.simpletoremember.com/vitals/Christmas_TheRealStory.htm

Kelly, Dr Joseph, The Origins of Christmas (El origen de Navidad).

Tighe, William, Calculating Christmas (El cálculo de la fecha de la Navidad), en la revista Touchstone.

Talley, Thomas J., The Origins of the Liturgical Year (El origen del año litúrgico).

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s


 Últimos artículos


Lucas 8: 39

Vuélvete a tu casa, y cuenta cuán grandes cosas ha hecho Dios contigo. Y él se fue, publicando por toda la ciudad cuán grandes cosas había hecho Jesús con él. Señor, yo soy como ese endemoniado...

Lucas 8: 11

Esta es, pues, la parábola: La semilla es la palabra de Dios. Me agrada la idea en esta mañana de poder ser yo, como cualquier otro creyente, un sembrador. Tengo la mejor semilla, no son las judías mágicas del cuento o...

Lucas 7:35

Mas la sabiduría es justificada por todos sus hijos. Hay un refrán que dice “Los hechos hablan por sí solos”. No es parte de tu palabra, pero sí quizá el sentido común y este sentido es fruto de ...

Lucas 6:37

No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados. Quiero llevar hoy conmigo esta actitud y por tanto necesito, Señor, que tú me ayudes en ello. ...

Lucas 6:27

Pero a vosotros los que oís, os digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen. ¡Qué mandatos más difíciles nos dejaste, Señor Jesús! Este en particular de amar y hacer el bien a mi...

Lucas 5:8

Viendo esto Simón Pedro, cayó de rodillas ante Jesús, diciendo: Apártate de mí, Señor, porque soy hombre pecador. No me sorprende la reacción de Pedro al ver como por la palabra de Jesús sus re...

Lucas 4:12

Respondiendo Jesús, le dijo: dicho está: No tentarás al Señor tu Dios. Esos cuarenta días de la tentación de tu Hijo (4:1-13) debieron de ser terribles, y no debieron de ser los únicos que experiment&...

Lucas 3:8

Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento, y no comencéis a decir dentro de vosotros mismos: Tenemos a Abraham por padre; porque os digo que Dios puede levantar hijos a Abraham aun de estas piedras. Que esperanzadoras son esas últi...

Lucas 2:52

Y Jesús crecía en sabiduría y en estatura, y en gracia para con Dios y los hombres. Me es fácil y me gusta hacerme preguntas profundas y teológicas, aunque en ocasiones no sepa responderlas o no llegue a afirmacio...

Lucas 1: 37–3

Porque nada hay imposible para Dios. Entonces María dijo: He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra. Y el ángel se fue de su presencia. Es fácil decir que creo estas palabras, q...

Cantares 2:5

Sustentadme con pasas, confortadme con manzanas; Porque estoy enferma de amor. Se puede enfermar de amor (5:8) y aun así ser fuerte como la misma muerte (8:6), fuerte como un fuego que no pueda ser apagado ni aun por muchas aguas (8:6-7)...

Eclesiastés 11: 9

Alégrate, joven, en tu juventud, y tome placer tu corazón en los días de tu adolescencia; y anda en los caminos de tu corazón y en la vista de tus ojos; pero sabe, que sobre todas estas cosas te juzgará Dios. &iexc...

Eclesiastés 9: 9

Goza de la vida con la mujer que amas, todos los días de la vida de tu vanidad que te son dados debajo del sol, todos los días de tu vanidad; porque esta es tu parte en la vida, y en tu trabajo con que te afanas debajo del sol. Quiero ...

Eclesiastés 7: 20

Ciertamente no hay hombre justo en la tierra, que haga el bien y nunca peque. ¡Qué triste y cruda realidad me recuerdas hoy! Miro a mi alrededor y me miro a mí mismo y tengo que reconocer que es cierto, no hay nadie justo; y e...

Eclesiastés 5: 1

Cuando fueres a la casa de Dios, guarda tu pie, y acércate más para oír que para ofrecer el sacrificio de los necios; porque no saben que hacen mal. ¡Cuán reveladoras son estas palabras tuyas de mi propio coraz&oac...

Eclesiastés 3: 1

Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora. Tiempo, tiempo. Todo parece que es cuestión de tiempo. Me has dado eternidad en el corazón (v.11) y eso, que tiene sus beneficios, me engaña al hacerm...

Eclesiastés 1: 14

Miré todas las obras que se hacen debajo del sol; y he aquí, todo ello es vanidad y aflicción de espíritu. En verdad este libro desde su inicio (v.2) es muy negativo. Tu siervo me describe la vida como algo fatigoso (v.8)...

Proverbios 31: 30

Engañosa es la gracia, y vana la hermosura; La mujer que teme a Jehová, ésa será alabada. Tres cosas sobre la mujer dice aquí tu palabra, en las que quiero meditar. Creo que debo aplicarlas también en ...

Proverbios 30: 12

Hay generación limpia en su propia opinión, Si bien no se ha limpiado de su inmundicia. Aunque son varios miles de años desde que diste estas palabras a tu siervo Agur (v.1), sobre su generación, son totalmente actu...

Proverbios 29: 18

Sin profecía el pueblo se desenfrena; Mas el que guarda la ley es bienaventurado. Aquí estás relacionando profecía y ley. Que tu pueblo, yo hoy, necesita oír tu voz y guardar tu ley, que necesito saber lo que...

Proverbios 28: 9

El que aparta su oído para no oír la ley, Su oración también es abominable. Oír la ley y la oración van juntos, no puedo, ni intentar separarlas. Entiendo la primera como la de oír tu palabra o c...

Conferencia Cipriano Valera - Amre

Este año, como ya es habitual desde hace mucho tiempo, se abre el plazo de inscripción para la conferencia de Cipriano Valera en Piedralaves, Ávila, que tendrá lugar durante los días 2-4 de julio de 2018. El tema p...

Proverbios 27: 17

Hierro con hierro se aguza; Y así el hombre aguza el rostro de su amigo. ¡Cuán importante es tener amigos! Tu palabra me lo recuerda muchas veces (17:9,17; 27:10), pero no para ser entretenido o adulado, sino para ser ayudad...

Proverbios 26: 20

Sin leña se apaga el fuego, Y donde no hay chismoso, cesa la contienda. Padre, no quiero pasar por alto este proverbio con el que me reglas en esta mañana, aun cuando sea una obviedad. Claro que el fuego se apaga si no tiene le&nt...

Proverbios 25: 21-22

Si el que te aborrece tuviere hambre, dale de comer pan, Y si tuviere sed, dale de beber agua; Porque ascuas amontonarás sobre su cabeza, Y Jehová te lo pagará. Hacer bien a todos, incluso al que me aborrece. Dif&...

La iglesia en lugares difíciles (XI…

El próximo día 2 de junio de 2018 tendrá lugar la XII Conferencia de Editorial Peregrino, la cual contará con el expositor-conferenciante y pastor Mez McConnell, autor, junto con Mike McKinley, del libro &la...

Proverbios 24: 16

Porque siete veces cae el justo y vuelve a levantarse;  Mas los impíos caerán en el mal. Tu palabra ya lo da por hecho, caer caeré. Mi naturaleza caída y débil, las  circunstancias que me rodean...

42 Aniversario de nuestra iglesia

Durante los próximos dias 9 y 10 de junio de 2018 celebraremos 42 años de la fundación de nuestra iglesia en Ciudad Real. Ese año (1976) fue un año de gozo y bendición en el Señor para un grupo pe...

Proverbios 23: 23

Compra la verdad, y no la vendas; La sabiduría, la enseñanza y la inteligencia. Cuando hablas aquí en tu palabra de comprar la verdad, la sabiduría, la enseñanza y la inteligencia ¿te estás refir...

Proverbios 22: 2

El rico y el pobre se encuentran;  A ambos los hizo Jehová. En esta mañana me despiertas con un principio muy básico pero a la vez fácil de olvidar o ignorar. Sé que eres soberano, Señor, de todo...

Proverbios 21: 11

Cuando el escarnecedor es castigado, el simple se hace sabio;  Y cuando se le amonesta al sabio, aprende ciencia. No termino de saber a quién aplicar estas palabras tuyas, pero aun así, sé que por ellas me estás...

Proverbios 20: 6

Muchos hombres proclaman cada uno su propia bondad, Pero hombre de verdad, ¿quién lo hallará? Según entiendo estas palabras tuyas, el hombre de verdad, no aparente, sin engaño, a tus ojos, es el hombre bondado...

Proverbios 19: 3

La insensatez del hombre tuerce su camino,  Y luego contra Jehová se irrita su corazón. Con qué facilidad tendemos a echarte a ti la cumpla de todo lo que nos pasa, incluso nosotros tus hijos, y eso que sabemos de tu t...

Proverbios 18: 14

El ánimo del hombre soportará su enfermedad;Mas ¿quién soportará al ánimo angustiado? Debo y quiero tomarme estas palabras como una medicina, un remedio eficaz para el tiempo de necesidad, pues eres tú...

Proverbios 17: 15

El que justifica al impío, y el que condena al justo, Ambos son igualmente abominación a Jehová. Me sorprenden estas palabras, Señor, pues tú pareces actuar contrario a ellas. Dices que tú aborreces a...

Campamento de verano 2018

¡Ya está abierto el plazo para la inscripción de los Campamentos de verano 2018! Una nueva experiencia para que disfrutes en plena naturaleza, mientras convives con los muchos amigos y amigas de tu entorno e incluso de diferentes ...

Proverbios 16: 6

Con misericordia y verdad se corrige el pecado, Y con el temor de Jehová los hombres se apartan del mal. ¡Cómo me identifico con estas palabras tuyas! Fue así como trataste conmigo en un principio y es así como...

Proverbios 15:13

El corazón alegre hermosea el rostro; mas por el dolor del corazón el espíritu se abate. Señor, espero que no te ofenda en esta mañana al pensar que me hacen gracia estas palabras tuyas. Es un método ...

Proverbios 14:29

El que tarda en airarse es grande de entendimiento; mas el que es impaciente de espíritu enaltece la necedad. En esta mañana me dejas para meditar el asunto de la ira, que es muy común a lo largo de toda tu palabra, para bi...

Proverbios 13:17

El mal mensajero acarrea desgracia;  mas el mensajero fiel acarrea salud. Esta mañana me veo como mensajero tuyo, Señor, todo creyente lo es por ser testigo de lo que has dicho y lo que has hecho (Mr.5:19-20) (Luc.24:46-47). ...

Proverbios 12:10

El justo cuida de la vida de su bestia;  mas el corazón de los impíos es cruel. Justo hace unos días leí un libro sobre el uso y maltrato animal y su lectura aún está en mi memoria, y la preocupaci...

Proverbios 11:24

Hay quienes reparten, y les es añadido más; y hay quienes retienen más de lo que es justo, pero vienen a pobreza. ¡Mejor repartir que retener! Qué fácil es aprender este principio que me das hoy, pero qu...

Proverbios 10:26

Como el vinagre a los dientes, y como el humo a los ojos, así es el perezoso a los que lo envían. Son muchas las veces que nos adviertes en tu libro sobre la pereza (6:6; 15:4; 19:24…). Hasta doce veces he contado. Debe se...

Proverbios 9:8-9

No reprendas al escarnecedor, para que no te aborrezca; corrige al sabio, y te amará. Da al sabio, y será más sabio; enseña al justo, y aumentará su saber. ¡Cuántas veces he experimentad...

Proverbios 8:36

Mas el que peca contra mí, defrauda su alma; todos los que me aborrecen aman la muerte. En realidad, Padre, todo pecado es contra ti, sea en mis obras, palabras, pensamientos y deseos; y por tanto, según lo que me dices aquí...

Proverbios 7:2-3

Guarda mis mandamientos y vivirás,  y mi ley como las niñas de tus ojos. Lígalos a tus dedos;  escríbelos en la tabla de tu corazón. Al meditar en estas líneas de tu palabra, Se&ntil...

Proverbios 6:32

Mas el que comete adulterio es falto de entendimiento; corrompe su alma el que tal hace. Señor debes de encontrar el adulterio como algo muy terrible a tus ojos, solo por ver las veces que nos adviertes, o quizá también por...

Proverbios 5:18-19

Sea bendito tu manantial, y alégrate con la mujer de tu juventud, como cierva amada y graciosa gacela. Sus caricias te satisfagan en todo tiempo, y en su amor recréate siempre. Quiero darte gracias, Dios mío...