• 1

diploma“Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios” (1ª Pedro 4:10)

Supongamos que tuviéramos la ocasión de asistir a un culto dominical en una iglesia de muchos miembros, y que después del culto, que nos ha gustado, pudiéramos charlar brevemente con el pastor o uno de los ancianos, de la forma siguiente:

  • ¡Cuánto he disfrutado el tiempo de alabanza! La congregación cantaba con alegría, mientras los músicos daban el acompañamiento que me parecía perfecto.
  • Es que todos nuestros músicos han aprobado exámenes relacionados con los instrumentos que tocan.
  • Me fijé también en las ganas que tenían los niños de ir a sus clases de la Escuela Dominical cuando llegó el momento de hacerlo.
  • Sí. Esta iglesia tiene un equipo muy competente de maestras y maestros. Todos ellos han obtenido el título de Puericultura, así que sabemos que nuestros niños están en buenas manos. De hecho, tenemos la norma de que cualquier miembro que quiera involucrarse en algún ministerio, tenga que estudiar para obtener el diploma correspondiente antes de poder ser admitido en un equipo ministerial.

Desconozco si existe una norma de esta clase en alguna iglesia local. Lo que sí sospecho es que algunos creyentes se han dejado influir por la creencia mundana de que una persona vale para algo solamente si puede demostrarlo mediante un título académico. Por eso, pienso que es conveniente considerar el tema de los dones y los diplomas a la luz de la Biblia.

Cuando los apóstoles de Jesús comenzaron a predicar el Evangelio, lo hicieron en base del poder del Espíritu Santo que vino sobre ellos el día de Pentecostés. Estos hombres no habían tenido la experiencia de estudiar en ninguna escuela rabínica, sino que, como reconocieron las autoridades judías después de interrogar a Pedro y a Juan, eran “hombres sin letras” (Hechos, cap.4, v.13).

Posteriormente, tanto Pedro como Pablo hablaron en sus epístolas acerca de los dones que Dios les da a los creyentes para que la obra del Evangelio siga avanzándose en este mundo, pero en ningún lugar de sus escritos se encuentra referencia alguna acerca de la necesidad de añadir unos conocimientos académicos al uso de los dones.

Ahora bien, no quisiera dar la impresión de estar en contra de que un creyente consciente de un don que Dios le haya dado, decida estudiar para obtener un título relacionado con el mismo. Esto puede ser muy útil para tal persona, si tiene el tiempo y la motivación suficientes para hacerlo. Sin embargo, entiendo que Dios no exige que el uso de un don dentro de una iglesia local o cualquier otro grupo cristiano tenga que ser el resultado de haber conseguido un diploma. Para ser “buen administrador de la multiforme gracia de Dios”, el creyente tiene que comprometerse a poner sus dones al servicio de sus hermanos en Cristo para la gloria de su Señor. Cuando existe este compromiso, tanto por parte del creyente que es diplomado como por parte de aquél que no lo es, el uso de los dones puede llevar mucho buen fruto que impulse el avance del Reino de Dios.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s


 Últimos artículos


Miqueas 2: 11

Si alguno andando con espíritu de falsedad mintiere diciendo: Yo te profetizaré de vino y sidra; este tal será el profeta de este pueblo. Tu palabra me recuerda en esta mañana que es posible pensar que hablamos en tu nom...

Jonás 4: 2

Y oró a Yahveh y dijo: Ahora, oh Yahveh, ¿no es esto lo que yo decía estando aún en mi tierra? Por eso me apresuré a huir a Tarsis; porque sabía yo que tú eres Dios clemente y piadoso, tardo en enojart...

Jonás 1: 12

Él les respondió: Tomadme y echadme al mar, y el mar se os aquietará; porque yo sé que por mi causa ha venido esta gran tempestad sobre vosotros. Jonás huía de ti, Dios mío, porque no quería cu...

Abdías 1: 4

Si remontares como águila, y aunque entre las estrellas pusieres tu nido, de ahí te derribaré, dice Yahveh. La otra noche fue muy clara y sin luces que oscurecieran tu cielo, por lo que pude ver la gran cantidad de estrellas. Un...

Amós 8: 11-12

He aquí vienen días, dice Yahveh el Señor, en los cuales enviaré hambre a la tierra, no hambre de pan, ni sed de agua, sino de oír la palabra de Yahveh. E irán errantes de mar a mar; desde el norte hasta...

Amós 5: 23

Quita de mí la multitud de tus cantares, pues no escucharé las salmodias de tus instrumentos. Reconozco que no soy dado a la música, pues mi oído es pésimo y mi voz también, pero cuando te canto y alabo me s...

Amós 3:3

¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo? Entiendo, Señor, que estas palabras dirigidas a Israel también pueden y deben ser aplicadas a mí. ¡Caminar tú y yo juntos! Qué inmenso privileg...

Joel 2: 13

Rasgad vuestro corazón, y no vuestros vestidos, y convertíos a Yahveh vuestro Dios; porque misericordioso es y clemente, tardo para la ira y grande en misericordia, y que se duele del castigo. ¿Rasgar el corazón? ¿...

Oseas 13: 14

De la mano del Seol los redimiré, los libraré de la muerte. Oh muerte, yo seré tu muerte; y seré tu destrucción, oh Seol; la compasión será escondida de mi vista. ¡Qué hermosa promesa y e...

Oseas 13: 2

Y ahora añadieron a su pecado, y de su plata se han hecho según su entendimiento imágenes de fundición, ídolos, toda obra de artífices, acerca de los cuales dicen a los hombres que sacrifican, que besen los b...

Oseas 11: 7 – 8

Entre tanto, mi pueblo está adherido a la rebelión contra mí; aunque me llaman el Altísimo, ninguno absolutamente me quiere enaltecer.  ¿Cómo podré abandonarte, oh Efraín? ¿Te entre...

Oseas 6: 6

Porque misericordia quiero, y no sacrificio, y conocimiento de Dios más que holocaustos. ¡Qué claro lo dice tu palabra! ¡Qué fácil es conocerte con ella, al menos en lo que has querido revelarte!. Sé q...

Oseas 6: 4

¿Qué haré a ti, Efraín? ¿Qué haré a ti, oh Judá? La piedad vuestra es como nube de la mañana, y como el rocío de la madrugada, que se desvanece. Dios mío, anuncias castigo ...

Oseas 2: 19 – 20

Y te desposaré conmigo para siempre; te desposaré conmigo en justicia, juicio, benignidad y misericordia. Y te desposaré conmigo en fidelidad, y conocerás a Yahveh. Padre, permíteme que hoy no entre en el tema...

Daniel 12: 2

Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua. Mirando hacia atrás en esta hora, me doy cuenta de que no me has hecho experimentar...

Daniel 9: 13

Conforme está escrito en la ley de Moisés todo este mal vino sobre nosotros, y no hemos implorado el favor de Yahveh nuestro Dios, para convertirnos de nuestras maldades y entender tu verdad. Cuán ciegos podemos llegar a ser, in...

Daniel 6: 10

Cuando Daniel supo que el edicto había sido firmado, entró en su casa, y abiertas las ventanas de su cámara que daban hacia Jerusalén, se arrodillaba tres veces al día, y oraba y daba gracias delante de su Dios, com...

Daniel 4: 16

Su corazón de hombre sea cambiado, y le sea dado corazón de bestia, y pasen sobre él siete tiempos. El testimonio de Nabucodonosor sobre esta parte de su vida es tremendamente aleccionador, de cómo obras tú, Padre...

Daniel 2: 30

Y a mí me ha sido revelado este misterio, no porque en mí haya más sabiduría que en todos los vivientes, sino para que se dé a conocer al rey la interpretación, y para que entiendas los pensamientos de tu cor...

Ezequiel 43: 2

Y he aquí la gloria del Dios de Israel, que venía del oriente; y su sonido era como el sonido de muchas aguas, y la tierra resplandecía a causa de su gloria. Me imagino el mundo donde vivo como un desierto. Sé que en la r...

Ezequiel 36: 26

Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne. Entiendo, Padre, que estas promesas que trae E...

Ezequiel 33: 9

Y si tú avisares al impío de su camino para que se aparte de él, y él no se apartare de su camino, él morirá por su pecado, pero tú libraste tu vida. Por segunda vez me ofreces esta imagen del atalaya...

¿¡Rendirás cuentas!? (Charla - colo…

Como cada septiembre volvemos a reanudar nuestra reunión de mujeres. Esta primera reunión la abrimos a los hombres y a cualquier persona que desee venir. Tendremos una charla-coloquio a cargo del pastor Luis Cano. Seas quien seas est&...

Ezequiel 22: 30

Y busqué entre ellos hombre que hiciese vallado y que se pusiese en la brecha delante de mí, a favor de la tierra, para que yo no la destruyese; y no lo hallé. Si esto era así con tu pueblo, que tantos privilegios ten&ia...

Ezequiel 18: 31 – 32

Echad de vosotros todas vuestras transgresiones con que habéis pecado, y haceos un corazón nuevo y un espíritu nuevo. ¿Por qué moriréis, casa de Israel? Porque no quiero la muerte del que muere, dice Yah...

Ezequiel 16: 14

Y salió tu renombre entre las naciones a causa de tu hermosura; porque era perfecta, a causa de mi hermosura que yo puse sobre ti, dice Yahveh el Señor. Padre mío, ¡Cómo me identifico yo e identifico a toda tu igles...

Ezequiel 14: 9

Y cuando el profeta fuera engañado y hablare palabra, yo Yahveh engañé al tal profeta; y extenderé mi mano contra él, y lo destruiré de en medio de mi pueblo Israel. Tengo que reconocer una vez más qu...

Ezequiel 9: 4

Y le dijo Yahveh: Pasa por en medio de la ciudad, por en medio de Jerusalén, y ponles una señal en la frente a los hombres que gimen y que claman a causa de todas las abominaciones que se hacen en medio de ella. Toda esta visión...

Ezequiel 2: 4 – 5

Yo, pues, te envío a hijos de duro rostro y de empedernido corazón; y les dirás: Así ha dicho Yahveh el Señor. Acaso ellos escuchen; pero si no escucharen, porque son una casa rebelde, siempre conocerán ...

Lamentaciones 5: 21

Vuélvenos, oh Yahveh, a ti, y nos volveremos;  Renueva nuestros días como al principio. Qué claras son estas palabras y que verdad tan profunda revelan. Me cuesta alcanzar todas sus implicaciones teológicas y pa...

Lamentaciones 3: 29

Ponga su boca en el polvo, por si aún hay esperanza. Ya en 1:2 Jeremías, y el pueblo de Israel, tu pueblo, se duele en gran manera, de tal forma que parece que no hay dolor como el suyo, sus entrañas hierben (v.20), el hí...

Jeremías 51: 45

Salid de en medio de ella, pueblo mío, y salvad cada uno su vida del ardor de la ira de Yahveh. ¡Oh Señor, si mi generación entendiera esta advertencia tuya, si escuchara tu voz! Si, ya sé que tú has dado e...

Jeremías 46: 28

Tú, siervo mío Jacob, no temas, dice Yahveh, porque yo estoy contigo; porque destruiré a todas las naciones entre las cuales te he dispersado; pero a ti no te destruiré del todo, sino que te castigaré con justicia; ...

Jeremías 36: 24

Y no tuvieron temor ni rasgaron sus vestidos el rey y todos sus siervos que oyeron todas estas palabras. Le mandaste a tu siervo Jeremías escribir tus palabras contra tu pueblo y las demás naciones en un libro (v.2), lo mandaste leer y...

Jeremías 31: 3

Yahveh se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia. ¡Qué consoladoras me resultan estas palabras! Sé que se refieren a tus sentimient...

Jeremías 29: 7

Y procurad la paz de la ciudad a la cual os hice transportar, y rogad por ella a Yahveh; porque en su paz tendréis vosotros paz. Qué inspiradora me resulta esta carta que escribió tu siervo Jeremías (v.1-23) a los exiliad...

Libro de Malaquías

IntroducciónNadie sabe a ciencia cierta quién fue Malaquías. Su nombre significa “mi mensajero” o “mensajero del Señor”. Algunas obras judías deducen que Malaquías es un seudóni...

Jeremías 24: 7

Y les daré corazón para que me conozcan que yo soy Yahveh; y me serán por pueblo, y yo les seré a ellos por Dios; porque se volverán a mí de todo su corazón. Con qué pocas palabras y con qu&eac...

Jeremías 23: 23

¿Soy yo Dios de cerca solamente, dice Yahveh, y no Dios desde muy lejos? Aun hoy somos más en el mundo los que creemos que hay Dios, que los que no creen o lo dudan, pero la idea que tenemos de ti, Padre, es muy diferente. Desde aquell...

Jeremías 20: 9

Y dije: No me acordaré más de él, ni hablaré más en su nombre; no obstante había en mi corazón como un fuego ardiente metido en mis huesos; traté de sufrirlo y no pude. Hay días que me s...

Jeremías 17: 7, 9

Bendito el varón que confía en Yahveh, y cuya confianza es Yahveh. Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá? Quiero unir y tomar conmigo en esta ma&nt...

Jeremías 15: 16

Fueron halladas tus palabras, y yo las comí; y tu palabra me fue por gozo y por alegría de mi corazón; porque tu nombre se invocó sobre mí, oh Yahveh Dios de los ejércitos. Jeremías habla en este luga...

Jeremías 14: 21

Por amor de tu nombre no nos deseches, ni deshonres tu glorioso trono; acuérdate, no invalides tu pacto con nosotros. Aun cuando le dijiste a tu siervo Jeremías que no intercediera por el pueblo (v.11) (7:16; 11:14), parece que é...

Jeremías 12: 2

Los plantaste, y echaron raíces; crecieron y dieron fruto; cercano estás tú en sus bocas, pero lejos de sus corazones. Sobre los muchos pecados que se acumularon sobre tu pueblo en el pasado y aun hoy también, está...

Jeremías 10: 24

Castígame, oh Yahveh, mas con juicio; no con tu furor, para que no me aniquiles. Quiero ser también en esto como tu siervo Jeremías. Quiero acercarme a ti, Padre, de esta forma, sin excusas, si tienes que castigarme hazlo. No p...

Jeremías 9: 23 – 24

Así dijo Jehová: No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas. Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, qu...

Jeremías 8: 4 – 5

Les dirás, asimismo: Así ha dicho Yahveh: el que cae, ¿no se levantará? El que se desvía, ¿no vuelve al camino? ¿Por qué es este pueblo de Jerusalén rebelde con rebeldía perpe...

Jeremías 4: 19

Lava tu corazón de maldad, oh Jerusalén, para que seas salva. ¿Hasta cuándo permitirás en medio de ti los pensamientos de iniquidad? Ha habido veces que yo también, como tu profeta, he sentido dolor y pena ...

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Política de privacidad De acuerdo