• 1

Levítico

INTRODUCCIÓN

Es probable que el libro de Levítico sea uno de los libros bíblicos menos conocidos y menos leídos. Un 'vistazo' a él fácilmente nos induciría a pensar que se trata de un libro aburrido, irrelevante a nosotros hoy, y que por lo tanto no necesitamos leer. Sin embargo, contra esta manera de pensar, se podría decir, entre otras cosas, lo siguiente:

- "Las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron..." (Romanos 15:4)

- "Toda la Escritura es inspirada por Dios,…y útil..." (2a de Timoteo 3:16).

- Curiosamente, una de las frases más conocidas de la Biblia, y de casi universal aprobación, viene del libro de Levítico: "Amarás a tu prójimo como a ti mismo" (Levítico 19:18).

- Lo más importante de todo: El libro de Levítico es una de las partes más importantes del trasfondo de algo tan fundamental al mensaje cristiano como es la obra del Señor Jesucristo. Tal como demuestra el libro novotestamentario de Hebreos, sólo se puede entender bien el sacrificio del Hijo de Dios a la luz de la ley ceremonial del Antiguo Testamento, tan detalladamente descrita en el libro de Levítico.

Al igual que los libros de Génesis y Éxodo, Levítico es un libro básicamente histórico (narra cosas que se hicieron y palabras que se dijeron) escrito por Moisés durante la segunda mitad del siglo XV antes de Cristo, cuando los israelitas estaban Caminando hacia 'la tierra prometida' de Canaán.

¿POR QUÉ SE LLAMA ’LEVÍTICO’?

El nombre viene de 'Ley' y 'levita'. Leví fue uno de los doce hijos del patriarca Jacob. Sus descendientes se llamaron 'levitas', y éstos fueron apartados de los demás israelitas por el Señor, para dedicarse plenamente al cuidado primero del 'tabernáculo', y después del templo en Jerusalén. 'Levítico', pues, significa 'relacionado con los levitas'. Es un nombre no del todo acertado, ya que el libro Mismo habla poco de los-levitas (por nombre, sólo en el capítulo 25), y mucho más de los sacerdotes, que, además de ser también levitas, debían ser descendientes de Aarón, el hermano de Moisés.

UN BOSQUEJO DEL CONTENIDO DEL LIBRO DE LEVÍTICO

"Los mandamientos que ordenó Jehová a Moisés para los hijos de Israel, en el monte de Sinaí." (Levítico 27:34 - las últimas palabras del libro)

1) Capítulos del 1 al 17: Mandamientos ceremoniales

Capítulos 01–07: Las diversas ofrendas y _sacrificios

Capítulos 08–10: Aarón y sus hijos. Su 'consagración al sacerdocio

(Cap. 8). El comienzo de su ministerio (Capítulo 9).

La muerte de Nadab y Abiú (Capítulo 10)

Capítulos 11–16: La 'limpieza' y la "inmundicia' ceremoniales

Capítulo 18: 'El día de la expiación'

Capítulo 17: Un solo lugar para los sacrificios

La prohibición de comer sangre

2) Capítulos del 18 al 27: Mandamientos morales

Capítulo 18 Capítulo19 Capítulo20 Capítulo 21 Capítulo 22 Capítulo 23 Capítulo 24:1-9 Capitulo 24:10-23 Capítulo 25 Capítulo 26 Capítulo 27

LAS PRINCIPALES LECCIONES DEL LIBRO PARA NOSOTROS HOY

(1) El único camino a la paz con Dios es el sacrificio de su Hijo.

(2) Sin expiación por medió-de muerte, no puede haber ni perdón, ni salvación.biblia abierta

(3) Debemos ser santos, corno el Señor nuestro Dios (Levítico 19:2).

(4) Debemos amar a nuestros semejantes como a nosotros mismos.

(5) El ejemplo de santidad que deben dar los 'ministros' del Señor.

Relaciones sexuales prohibidas (etc.)

Los deberes de la santidad, la justicia, y el amor

Los castigos por diversos pecados

Los sacerdotes deben dar un ejemplo de santidad Todas las ofrendas deben ser santas

Las fiestas solemnes

Instrucciones sobre el tabernáculo

Un- blasfemo es ejecutado

Los descansos de la tierra, etc.

Obediencia y desobediencia - las consecuencias Diversas leyes sobre votos y cosas 'dedicadas'

DOS TEMAS CONCRETOS

A. ¿Por qué prohibió el Señor a su pueblo comer ciertas cosas?

Tal vez en parte por razones de higiene y de la salud. Probablemente en parte por ciertas costumbres y prácticas paganas asociadas con ciertos animales y comidas.

Sobre todo, para que el pueblo de Dios fuera distinto de todos los demás pueblos, incluso en cosas físicas y visibles.

B. ¿Qué hemos de pensar sobre 'lo de la sangre'?

La prohibición de comer sangre estaba relacionada con el simbolismo de los sacrificios de los animales (Levítico 17:11 y 12). Desde que vino el Señor Jesucristo para cumplir en su persona ese simbolismo, esa razón para no comer sangre ha desaparecido.

La razón por la cual en el Nuevo Testamento parece que se reafirma la prohibición de comer sangre (Hechos 15:19 y 20, 28 y 29) es porque en el tiempo de transición (entre el antiguo pacto y el nuevo) representado por el libro de Hechos de los Apóstoles, era necesario quitar cualquier tropiezo u obstáculo entre los cristianos judíos y los cristianos de trasfondo 'gentil' (pagano). En este sentido, es de suma importancia un versículo al que a menudo se le da demasiado poca importancia: Hechos 15:21, donde se nos dice la razón ("Porque...,") por la cual se decidió decirles a los conversos de entre los gentiles que se abstuviesen de comer sangre. Esa razón ya no sigue en vigor.

De todas formas, jamás se puede equiparar la prohibición de comer sangre al acto de donar sangre, o de recibir una transfusión de sangre, por las siguientes razones:

(1) La sangre humana nada tiene que ver con la sangre de los animales de los sacrificios - nunca la sangre humana fue ofrecida como expiación simbólica.

(2) Donar sangre o recibir una transfusión de sangre nada tiene que ver con comer sangre.

(3) Las motivaciones y los propósitos son totalmente distintos.

Si el Señor Jesucristo donó su sangre por nosotros, parece hasta muy apropiado que nosotros donemos de la nuestra, los unos por los otros.