• 1

Números 15: 39

Num 15Y os servirá de franja, para que cuando lo veáis os acordéis de todos los mandamientos de Jehová, para ponerlos por obra, y no miréis en pos de vuestro corazón y de vuestros ojos, en pos de los cuales os prostituyáis.

Confieso Señor que yo también soy tentado a seguir más a mi corazón y mis ojos que a tu palabra, a tu ley; que soy tentado a creer que mis sentimientos son más profundos que los tuyos y mis juicios más sabios.

Protégeme de esta prostitución espiritual, a querer venderme y mostrarme al mundo en lugar de a ti, el querer que la gente que busque ayuda o salud del alma me escuche a mí y no a tu palabra.

Todo lo que yo puedo hacer (lo que debo hacer) para mí mismo y para otros, es llevarles a él y hacerles oír su palabra, mostrar que solo su ley lleva a la santidad, a la fe y al arrepentimiento.

Ya no tengo que llevar franjas en mis vestidos o flecos en mi manto (Deut. 22:12) para recordar tus mandamientos, pues hoy en día puedo llevar conmigo siempre una copia de la Escritura (en papel o en iPad) y acudir constantemente a ella por necesidad o por placer.

En esta mañana Señor ayúdame a recordar que solo tu palabra es el camino para ser santo para ti y no mi juicio que tantas veces se ha equivocado.