• 1

Proverbios 14:29

PROVERVIOS 14 29 El que tarda en airarse es grande de entendimiento; mas el que es impaciente de espíritu enaltece la necedad.

En esta mañana me dejas para meditar el asunto de la ira, que es muy común a lo largo de toda tu palabra, para bien y para mal.

Sé, por ejemplo, que tu ira es siempre santa, porque tú eres santo, que no puede tener error ni exceso, pero también que a la vez puede ser terrible.

De esto saco en conclusión que la ira no es mala en sí misma, cuando es contra el mal y contra el pecado. Que tiene que haber en mí indignación contra el pecado, que debo ser terriblemente intolerante contra mi propio pecado, pero paciente con otros (Mt.7:1-5). Que mi posible ira debe ser controlada y limitada en tiempo y extensión (Ef.4:26).

Es aquí donde está el problema y el beneficio.

Es un problema para mí controlar la ira, me dejo llevar demasiado por mi enfado y soy impaciente con los demás cuando no ven las cosas como yo y no corrigen sus errores y pecados como yo espero.

Qué bendición sería que yo me indignara contra el pecado, como demanda tu palabra, pero que supiera corregir, enseñar y ser paciente con los demás.

Señor, dame entendimiento en este asunto, que sepa guardar el equilibrio entre ira y tiempo. 

Proverbios 14:29

         El que tarda en airarse es grande de entendimiento;

         mas el que es impaciente de espíritu enaltece la necedad.

            En esta mañana me dejas para meditar el asunto de la ira, que es muy común a lo largo de toda tu palabra, para bien y para mal.

            Sé, por ejemplo, que tu ira es siempre santa, porque tú eres santo, que no puede tener error ni exceso, pero también que a la vez puede ser terrible.

            De esto saco en conclusión que la ira no es mala en sí misma, cuando es contra el mal y contra el pecado. Que tiene que haber en mí indignación contra el pecado, que debo ser terriblemente intolerante contra mi propio pecado, pero paciente con otros (Mt.7:1-5). Que mi posible ira debe ser controlada y limitada en tiempo y extensión (Ef.4:26).

            Es aquí donde está el problema y el beneficio.

            Es un problema para mí controlar la ira, me dejo llevar demasiado por mi enfado y soy impaciente con los demás cuando no ven las cosas como yo y no corrigen sus errores y pecados como yo espero.

            Qué bendición sería que yo me indignara contra el pecado, como demanda tu palabra, pero que supiera corregir, enseñar y ser paciente con los demás.

            Señor, dame entendimiento en este asunto, que sepa guardar el equilibrio entre ira y tiempo.

 

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s
Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Política de privacidad De acuerdo