• 1

Deuteronomio 18: 21 – 22

DEUTERONOMIO 18 21 22Y si dijeres en tu corazón: ¿Cómo conoceremos la palabra que Yahveh no ha hablado?; Si el profeta hablare en nombre de Yahveh, y no se cumpliere lo que dijo, ni aconteciere, es palabra que Yahveh no ha hablado; con presunción la habló el tal profeta; no tengas temor de él.

Este principio sigue estando vigente ¿verdad, Señor mío? Aun cuando las circunstancias y modos hayan cambiado, tú sigues hablando y, por tanto, necesitamos profetas que nos acerquen tu palabra, interpreten tu mensaje y aclaren tu voluntad para nosotros hoy.

Tu palabra revelada es la palabra profética más completa y segura (2 Ped. 1:19-21) (Ap. 22:18), pero es fácil de retorcer y manipular, sacar fuera de contexto para que diga lo que uno quiere y no lo que tu dijiste.

Quizá hoy sea cuando hay en el mundo más profetas que en todos los tiempos. Hombres y mujeres que dicen hablar en tu nombre, ya sea con citas de la Escritura o porque dicen recibir mensajes directos de ti. Tu pueblo, la iglesia, está en grave peligro, sigue el «carisma» del mensajero, la música agradable de su voz, el mensaje lisonjero y cómodo que ofrecen, sin analizar o ver si se cumple lo que anuncian, como exige aquí tu palabra.

Te pido, Señor, dos cosas en esta mañana. Que descubras y silencies a los modernos profetas que dicen hablar en tu nombre, pero que son falsos y engañadores y en segundo lugar, que me ayudes y evites que, en manera y momento alguno, yo no hable lo que tú pusiste en mi corazón y boca.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s
Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Política de privacidad De acuerdo