• 1

¿A dónde vas?

RaulyjoanaEste pasado sábado 10 de septiembre tuvimos la primera Regional de Jóvenes del curso. Fue en la Iglesia Evangélica de la Roca.

Empezamos con un tiempo de alabanza y, posteriormente, un matrimonio nos compartió su experiencia como misioneros.

Raúl Gallardo y Joana Cerezo, directores de VEO Movimiento de Oración (Velad y Orad) en Madrid, fueron en el año 2005 a Guinea Ecuatorial. Él, como enfermero, y ella, como maestra, ayudaban a los habitantes de diferentes zonas mientras hablaban y compartían el evangelio, y apoyaban a diferentes iglesias en la obra.

Nos contaron algunas anécdotas y nos explicaron con fotografías algunas labores que allí pudieron realizar. Reconocieron que a veces fue duro y que incluso Joana tuvo malaria en varias ocasiones pero que siempre confiaron en el Señor y estuvieron seguros de que Él no los dejó solos ni un instante todo ese tiempo.

Para terminar con esta primera parte de sus testimonios, nos animaron a ser agradecidos con todo lo que Dios nos da diariamente; somos afortunados de poder vivir donde vivimos, de tener un hogar, agua potable, un techo, medicinas, comida abundante, amistades e incluso una biblia en nuestra lengua materna. Además de tener la oportunidad de escuchar el evangelio, de tener conocimiento de la escritura y de saber que tenemos un Dios amoroso que nos espera con las manos abiertas.

A continuación, Raúl trajo un pequeño pensamiento, que lo quiso titular “¿A DÓNDE VAS?”. Leyendo el pasaje de Isaías 52:7 que dice “!!Cuán hermosos son sobre los montes los pies del que trae alegres nuevas, del que anuncia la paz, del que trae nuevas del bien, del que publica salvación, del que dice a Sion: ¡Tu Dios reina!!”, nos animó a ser misioneros. Pero, no solo a salir de nuestra ciudad y de nuestra zona de confort para ir a otros países, como dice Mateo 28:19 “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones…”, también nos animó a ser misioneros en nuestra propia ciudad, en nuestra clase, nuestro trabajo, con nuestros familiares, amigos y compañeros. Que como dice el pasaje de Isaías, es hermoso ver a los mensajeros que anuncian las buenas noticias de paz y de salvación y proclaman que Dios es el único REY. Si nosotros hemos tenido el privilegio de conocer esa verdad y de aceptar esas noticias en nuestra vida, debemos proclamarlas con alegría y a todos los confines de la tierra.

Acabó exhortándonos a hacer todo eso para Su gloria y no para la gloria de nosotros mismos. Pues “es necesario que él crezca, pero que yo mengüe”. (Juan 3:30)

Al terminar la reunión con una oración, los responsables de los grupos del ministerio de jóvenes de las distintas iglesias nos reunimos para tener un tiempo de oración por los jóvenes que habían asistido y escuchado.

Y por último (y no por ello menos importante) nos reunimos todos a merendar, que es la parte en la que puedes hablar con tus viejas amistades, tener comunión, compartir lo escuchado, coincidir con los amigos de los campamentos y/o conocer a nuevos jóvenes de distintas iglesias de la zona.