• 1

El hedonismo y la biblia

HEDONISMOEl hedonismo es una doctrina ética en la que el objetivo principal es la búsqueda del placer y del bienestar en todos los ámbitos de la vida, alejado de todo aquello que produzca dolor o sufrimiento.
Hoy en día, así es como nos enseñan a vivir; con solo encender la televisión o nuestras redes sociales, vemos como nos intentan convencer de que comprando un coche nuevo, viviendo en una casa grande y teniendo una pareja atractiva, alcanzaremos la felicidad, el bienestar y el placer que tanto anhelamos y, por lo tanto, tendremos una vida completa, envidiada y satisfactoria.

Ahora bien, no puedo negarlo, claro que hay muchas cosas en este mundo que dan placer: ganar la lotería, tener relaciones con la persona que amas, comer tu dulce favorito, aprobar ese examen imposible…pero todas ellas (más las que tú puedas imaginar) ofrecer un placer momentáneo, son cosas que tienen fecha de caducidad, son cosas que no nos satisfarán para siempre. Al final el dinero se acaba y además no puede comprarlo todo, el sexo solo dura unos minutos, el dulce lo terminas chupándote los dedos y en mayo aparece un examen final más difícil que el anterior.

No quiero deprimirte (aunque lo parezca), no estoy diciendo que no tengas que disfrutar de la vida, ¡ni mucho menos! Hay tanto que ver, que conocer, que escuchar, que oler, que bailar, que saborear… El libro de Eclesiastés, en el capítulo 11 versículo 9 nos dice: “Alégrate, joven, en tu juventud; deja que tu corazón disfrute de la adolescencia. Sigue los impulsos de tu corazón y responde al estímulo de tus ojos”. ¡Aprovecha cada día de tu vida! Disfrutar de esa etapa de la vida única, especial, llena de ilusiones, retos, decisiones, experiencias, personas…

Los deseosAhora bien, ¡cuidado! Siento decirte que el versículo anterior no termina ahí, sigue diciendo: “pero toma en cuenta que Dios te juzgará por todo esto”. Dios no se está contradiciendo en este pasaje, lo que está diciendo para terminar es que debemos vivir con responsabilidad. No es que te quedes en tu casa encerrado en tu casa y solo salgas los domingos para ir a la iglesia. ¡Por supuesto que no! Lo que quiere es avisarnos de que no debemos vivir la juventud locamente, buscando nuestros placeres, sin restricciones, sin pensar en consecuencias… es vivir teniendo en cuenta que al final de nuestra vida tendremos que dar cuentas a Dios de cada acto, palabra y pensamiento. Es verdad que a todos nos gustan los privilegios pero no las responsabilidades pero no por ello deberíamos ignorar lo que Dios nos dice en estas palabras.

Muchos pueden pensar que vivir conforme a lo que la Biblia dice es vivir una vida aburrida, sin placeres, con restricciones y prohibiciones. Pero te puedo asegurar por propia experiencia que lo que Dios ofrece es un placer eterno, es un bienestar para siempre y no momentáneo como las cosas de este mundo. Él promete una plena y completa satisfacción de todas y cada una de nuestras necesidades. Él llena ese vacío que ni el alcohol, ni el dinero, ni los dulces, ni las relaciones, ni los viajes, ni la cultura, ni las tecnologías…pueden llenar.

Si ese vacío, si ese placer que deseas lo has estado buscando fuera y lejos de Dios, siento decirte que jamás hallarás lo que deseas.

Te animo a que lo busques a Él, ¿Qué más da? No pierdes nada por intentarlo. No pierdes dinero, lo que Él te ofrece es gratuito. Y te aseguro que tampoco perderás el tiempo.