devocional escrituras obedienciaAhora, pues, oh Israel, oye los estatutos y decretos que yo os enseño, para que los ejecutéis, y viváis, y entréis y poseáis la tierra que Jehová el Dios de vuestros padres os da. No añadiréis a la palabra que yo os mando, ni disminuiréis de ella, para que guardéis los mandamientos de Jehová vuestro Dios que yo os ordeno. Vuestros ojos vieron lo que hizo Jehová con motivo de Baal-peor; que a todo hombre que fue en pos de Baal-peor destruyó Jehová tu Dios de en medio de ti. Mas vosotros que seguisteis a Jehová vuestro Dios, todos estáis vivos hoy. Mirad, yo os he enseñado estatutos y decretos, como Jehová mi Dios me mandó, para que hagáis así en medio de la tierra en la cual entráis para tomar posesión de ella. Guardadlos, pues, y ponedlos por obra; porque esta es vuestra sabiduría y vuestra inteligencia ante los ojos de los pueblos, los cuales oirán todos estos estatutos, y dirán: Ciertamente pueblo sabio y entendido, nación grande es esta”. (Deuteronomio 4:1-6)

No solamente debemos de callar ante la palabra de Dios sin añadir o quitar, sino que requiere de nosotros confianza y obediencia. Es decir que cuando nos ofrece promesas es para que las creamos y descansemos en ellas y cuando nos da mandamientos es para que los guardemos. Incluso los ejemplos están para que aprendamos de ellos, de los malos a evitarlos y los buenos a imitarlos. También nos da principios generales, algunos de sentido común, que en palabras de Dios se convierten en reglas imprescindibles.

No hay nada superfluo en la Escritura, Dios no habló en vano (Ezequiel 12:24ss.; Santiago 4:5). Tenemos que aceptar que la Escritura pasa por alto muchos asuntos sobre ciencia, arte, naturaleza, etc. y que en ocasiones nos habla de forma figurativa, simbólica, práctica, etc., pero no se puede ignorar nada de lo que dice; todo es relevante, ya sea el Antiguo Pacto (Lucas 24:25; Hechos 24:14) o el Nuevo Pacto (1 Corintios 14:37), sea que la traigan los profetas o los discípulos de Jesús (1 Juan 15:20).

Unos y otros escribieron para nuestra enseñanza y esperanza (Romanos 15:4). Lo que se escribió en el pasado se escribió para los de esa época y para nosotros hoy (Romanos 4:24ss), para amonestarnos y ser de ejemplo (1 Corintios 10:11), lo más superfluo en apariencia puede tener una importante enseñanza para nosotros (1 Corintios 9:9ss.)

Oración:

Padre ayúdame a estar atento a tu Palabra y a no dudar en confiar en ella y aplicarla en mi vida”.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s
Back to Top
Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Política de privacidad De acuerdo Rechazar